10 octubre, 2010

CUBA: Ni comunismo, ni capitalismo salvaje

¿Qué pasa en Cuba?

El colega Oscar Peña, me ha enviado este comentario que ha escrito para El Nuevo Herald, de Miami, y que bien apunta hacia el trasfondo de la pregunta que muchos nos hacemos respecto a la realidad que está marcando a la isla caribeña desde hace ya más de medio siglo. Os invito a compartir y a opinar sobre los medulares juicios de Peña


"La simbiosis actual que existe en Cuba
se mueve entre el stalinismo y
lo peor del capitalismo salvaje"

Por OSCAR PEÑA

Como expresé en mi anterior artículo, deseo que en Cuba no se conviva con el socialismo o el capitalismo salvaje. Sin embargo --casi inexplicablemente porque se considera que nadie desee algo malo a los suyos--, he leído en foros varias incomprensiones al respecto. No me refiero a las opiniones siempre torcidas y de mala fe de algunos a los que no se debe tener en cuenta. Se trata de personas de buena voluntad pero que sacan conclusiones superficiales como el que juzga un libro por su portada. Ser ligero en los análisis, en las determinaciones y evaluaciones es muy peligroso y está muy relacionado con el extremismo.

No rechazo el capitalismo. Al contrario, me parece que es el sistema sociopolítico más acertado que conocemos si no pierde la conciencia social. Rechazo la caótica situación de los países latinoamericanos y la simbiosis actual que existe en Cuba entre el stalinismo y lo peor del capitalismo salvaje.

Los que hemos tenido el triste privilegio de haber crecido dentro del socialismo salvaje de Cuba (comunismo totalitario) y hemos conocido después fuera de Cuba el socialismo democrático de España, Suecia, Dinamarca, Francia, India, Suiza, Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Chile y otros países, pensamos que tienen los sistemas que deseamos para nuestro país. Son sistemas libres, dignos y serios, pero sin descuidar y dejar de lado valores como la seguridad social, la solidaridad, la caridad, la responsabilidad, la conciencia social y la preocupación por el prójimo incapacitado o con serias necesidades.

¿De qué vale salir en Cuba del socialismo salvaje y que se convierta en otro país más de los que abundan en América Latina denominados falsamente democráticos y de libre mercado (capitalismo salvaje) pero donde existe corrupción, miseria, violencia, drogas y abismales desigualdades que no admiten ningún tipo de defensa. Un ejemplo de lo que debemos alcanzar es: no abogar de manera absoluta por la anterior Venezuela de antes de Chávez, que era un país rico pero lleno de corrupción y problemas sociales, y mucho menos por la actual, donde cada día se legaliza más el salvajismo del Estado, el culto a la personalidad y la obediencia al gobernante. Lo correcto es estar ajeno tanto al capitalismo salvaje como a la ideología marxista-leninista, a fin de garantizar el respeto, la dignidad y la libertad del ser humano.

En el capitalismo salvaje sólo las grandes empresas puedan continuar adelante.


¿Qué es el capitalismo salvaje? Es donde se destruyen las pequeñas empresas en beneficio de las empresas más poderosas, de las que tienen más entrada de dinero y bienes para corromper a los corrompidos. En el capitalismo salvaje sólo las grandes empresas puedan continuar adelante.

El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, es adalid de la regulación financiera y detractor de los excesos del capitalismo. Sarkozy también apoyó el plan del presidente Barack Obama de evitar el exceso de riesgos en la banca. Y ello no es una cuestión de liberalismo, ni de socialismo, ni de derechas, ni de izquierdas, es una forma inteligente y práctica de enfrentar la realidad para no llevar a los países al abismo social.

Antes de 1959, la emigración de los cubanos era casi nula y hoy somos alrededor de tres millones los que hemos dicho adiós a la isla.

Otro buen ejemplo actual de lucha contra el capitalismo salvaje es la actuación del empresario multimillonario de derecha y actual presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, quien al referirse a medidas anunciadas por su gobierno para bajar la tarifa de la energía eléctrica expresó: "Personalmente estaré atento a este tema. Y en mi gobierno primero están los intereses del pueblo. Para ello es necesario que el país tenga energía abundante y a un precio justo''. El mandatario también comentó: "en Panamá queremos empresarios, no empresarios que practican el capitalismo salvaje, donde nadie se preocupa por la seguridad jurídica del pueblo. Sí queremos empresarios serios que vengan a invertir, a desarrollar, generar empleos y que ganen para que continúen creciendo con el país, pero que se preocupen por la seguridad del pueblo''.

Mi opinión: ya el comunismo (socialismo salvaje) desapareció y sólo quedan sus cenizas, algunos viejos símbolos y Chávez recogiendo esos escombros en Venezuela. Ahora le toca desaparecer al capitalismo salvaje de nuestros países latinoamericanos. Debemos aspirar a un capitalismo creciente, eficaz, compasivo, humanitario, esperanzador y pleno de justicia. A una América Latina donde no desaparezca el derecho a estudiar y haya atención de la salud gratuita para todos, con opciones privadas para los que lo deseen. Una América Latina donde una persona no tenga que ir casa por casa recogiendo centavos para enterrar a un familiar por los altos costos de esos servicios, donde los niños y jóvenes estén en las escuelas preparándose para el futuro y no pidiendo limosnas. Países en que algunas mujeres se prostituyan porque no tienen forma de sostener a sus familias.

Convertir a nuestros países en sociedades sostenidas política y económicamente y con opciones para todos. Países cuyos hijos no se vayan. Sólo un triste ejemplo: antes de 1959, la emigración de los cubanos era casi nula y hoy tenemos alrededor de tres millones que le han dicho adiós a la isla. ¿Cuándo vamos a sentir orgullo por nuestros países?

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/10/09/816667/oscar-pena-ni-comunismo-ni-capitalismo.html#ixzz11wcRaUjg

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Deje su comentario aquí

La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog