25 noviembre, 2013

Un ex espía cubano involucra a Fidel Castro en el asesinato de Kennedy

El mito John Fitzgerald Kennedy
"Su muerte me dolió. Era un adversario, claro, pero sentí su desaparición. Fue como si perdiera un oponente de mérito",

                              Fidel Castro

              "Cien Horas con Fidell"

                        Ignacio Ramonet 


Florentino Aspillaga, asegura que el día del magnicidio le ordenaron escuchar las comunicaciones de Texas. 

La paradoja del asesino Lee Harvey Oswald y su pedido de visa para Cuba, dos meses antes. 

Tomado de "La Capital"
Cuando el 22 de noviembre de 1963 el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, murió asesinado por un francotirador en Dallas, Texas, muchas miradas acusadoras se dirigieron de inmediato hacia Cuba y Fidel Castro. ¿Por qué no? Al fin y al cabo, desde la frustrada invasión de Bahía Cochinos a la Crisis de los Misiles, Cuba había marcado la política exterior de la corta presidencia de Kennedy.

Acabar con el régimen castrista se llegó a convertir en una obsesión de muchos miembros de su gobierno, incluido su hermano y fiscal general Robert Kennedy. De hecho, hasta poco antes del magnicidio, Washington dio el visto bueno a numerosos planes de sabotaje en Cuba de la CIA para acabar con su líder. A ello se unía la fascinación por el mundo comunista, en general, y con Cuba y Fidel, en particular, del asesino de Kennedy, Lee Harvey Oswald, quien como se supo después, había intentado obtener en México un visado para viajar a Cuba apenas dos meses antes del magnicidio.
El rápido asesinato del propio Oswald selló por siempre la única voz que podría haber aclarado qué le llevó a perpetrar el asesinato. Pero abrió a la par un torrente de teorías conspirativas en las que la mano de Castro siempre tuvo, pese a las muchas fehacientes negaciones del acusado, un fuerte peso que perdura, incluso cuando se cumplen ahora 50 años del magnicidio más analizado de la historia reciente.
Una figura clave. En la mañana del 22 de noviembre de 1963, Florentino Aspillaga todavía no se había convertido en el formidable espía cubano que, 24 años más tarde, acabaría desertando y convirtiéndose en una de las mayores fuentes sobre la inteligencia cubana de la CIA. En aquellos momentos sólo era un joven miembro recién reclutado por la Dirección General de Inteligencia (DGI) cubana, encargado de seguir todas las comunicaciones de la CIA. Pero esa mañana, según contaría años más tarde al analista de la CIA y estudioso de Cuba y los Castro Brian Latell, una llamada lo cambió todo. La orden: dejar de inmediato el seguimiento a la CIA y ponerse a escuchar cualquier comunicación procedente de Texas "Me dijeron que escuchara todas las conversaciones y que llamara a la jefatura si sucedía algo importante. Puse todos mis equipos a escuchar cualquier pequeño detalle de Texas. Me dijeron Texas", relató Aspillaga a Latell, una conversación que éste transcribió en su último libro, "Los secretos de Castro", en el que afirma que el líder cubano cuanto menos sabía de antemano del plan para asesinar a Kennedy.
"Castro lo sabía". Faltaban aún tres horas para el asesinato del presidente estadounidense cuando Aspillaga dice que recibió la orden. "Castro lo sabía. Sabían que Kennedy iba a ser asesinado", sostuvo. Según Latell, a esto se une el hecho de que Oswald, al ver denegada su visa a Cuba, provocó un escándalo en la embajada cubana en México e incluso llegó a amenazar con matar a Kennedy para demostrar su fidelidad a Cuba. Fidel Castro negó públicamente haber sabido de Oswald previo al asesinato de Kennedy, pero Latell acusa al líder cubano de mentir. Hasta hoy Castro ha negado cualquier responsabilidad en la muerte de Kennedy. "Su muerte me dolió. Era un adversario, claro, pero sentí su desaparición. Fue como si perdiera un oponente de mérito", dijo Castro al periodista Ignacio Ramonet en su libro "Cien Horas con Fidel".
"Temía a Kennedy". "No digo que Fidel Castro ordenara el asesinato, pero ¿quería Fidel ver a Kennedy muerto? Sí. Temía a Kennedy. Y sabía que Kennedy apuntaba contra él. En la mente de Fidel, probablemente estaba actuando en defensa propia", declaró Latell al diario Miami Herald al publicar su libro, el año pasado. Muestra de que el vínculo cubano nunca ha desaparecido de la mente de muchos son las últimas declaraciones del actual secretario de Estado, John Kerry, a la cadena NBC sobre sus "serias dudas" acerca de que Oswald actuara solo y sobre sus vínculos con Moscú y La Habana. "Tengo serias dudas de si (los investigadores) llegaron hasta el fondo del tiempo e influencia de Cuba y Rusia" sobre Oswald, declaró crípticamente Kerry, si bien se negó a especular más allá.
La tesis opuesta. Otros le dan al vínculo cubano incluso una vuelta de tuerca más. Y es que, según ha trascendido en la última década de la publicación de documentos clasificados, en sus últimos meses de vida, Kennedy estaba decidido a intentar un acercamiento a Castro, en vista de la dificultad de acabar con él. Algo que no gustó ni a los exiliados cubanos ni a todos los que seguían empeñados en derrocar a Castro, recuerda el escritor Jefferson Morley, estudioso del asesinato de Kennedy y colaborador de la web sobre este tema www.jfkfacts.org. "El asesinato de Kennedy demostró ser aleccionador. En los 50 años que siguieron tras 1963, la visión de Kennedy de normalizar las relaciones entre los dos países volverían a ser, literalmente, abatida cada vez que resurgía", recordó.
El informe de La Capital aquí: http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2013/11/24/noticia_0019.html


20 noviembre, 2013

EL CÁNCER SE DETECTARÁ EN CINCO MINUTOS Y DESTAPARÁ EL NEGOCIO DE LACIENCIA Y LA TECNOLOGÍA

GOLPE A LA INDUSTRIA DE LOS LABORATORIOS 

"La ciencia no debería ser un lujo; debería ser un derecho humano fundamental, no sólo de los que pueden pagar".
(Jack Andraka, un joven de 16 años, inversor de un sensor de papel capaz de detectar un cáncer en pocos minutos)

UN método que podría revolucionar la medicina y afectar a la millonaria industria médica.

Quizás sea uno de los descubrimientos más importantes del 2013, de la medicina actual. Se trata de un nuevo método que podría golpear a la millonaria industria de laboratorios y prestadores médicos que combaten al cáncer. A Jack Andraka, joven estadounidense de 16 años de edad, se atribuye un sensor de papel, capaz de detectar tres tipos de cáncer en tres minutos: el de páncreas, ovario y pulmón.

Los especialistas consideran que con este mismo sensor, se podría detectar otras enfermedades como el Alzheimer, otras formas de cáncer y el VIH. 

Pero Jack se encuentra ahora con una paradoja. El permiso para la utilización de su invento podría tardar de 5 a 10 años. Una vez conseguido, su costo sería de 3 centavos de dolar, 26 mil veces más barato, 168 veces más rápido y 400 veces más sensible que los métodos actuales.

El joven de 16 años contó que tomó la iniciativa cuando uno de sus familiares murió de cáncer de páncreas, y se interesó por investigar sobre esta enfermedad.

La mecánica fue utilizar anticuerpos y entretejerlos en una red de nanotubos de carbono, de modo que se obtiene un marcador que únicamente reacciona a cierta proteína. 

Jack Andraka es contundente: "La ciencia no debería ser un lujo; debería ser un derecho humano fundamental, como el derecho de acceso a la información debe ser de todos, no sólo de los que pueden pagar".

El descubrimiento se basó en pruebas de laboratorio llevadas a cabo por el joven Jack Andraka en su propia escuela. 

El método podría revolucionar la medicina y afectar a la millonaria industria médica.

El descubrimiento de Jack podría resultar uno de los más importantes en los últimos años, aunque no tenga la difusión necesaria por diferentes factores.
Uno de ellos es las directas consecuencias que podría traer este nuevo método sobre la millonaria industria alrededor del cáncer, manejada por los grandes laboratorios y prestadores médicos.
El joven inventor del sensor de papel capaz de detectar en minutos el cáncer y que revolucionará sin dudas las esperanzas de alargar la vida, nació en Crownsville, Maryland, 
Jack es ya un prodigio agradecido a la ciencia y a la vida.



17 noviembre, 2013

UN PARAÍSO EN "LA GARGANTA DEL DIABLO"

Las imágenes que deja un día en Iguazú son imborrables: el agua, rojiza como la tierra, pareciera el fin del mundo mismo. Pero No!, Iguazú es un paraíso, un edén maravilloso que se sumerge en el encanto de un entorno pocas veces visto. 

Las Cataratas de Iguazú, una de las Siete Maravillas Naturales del mundo, son un patrimonio innegable de la humanidad, un destino paradisiaco perdido entre el extremo noreste de Argentina y una pequeña porción del Brasil. Saltos de agua de más de 80 metros, llenan allí de vitalidad a la vida. Son casi 3.000 metros de naturaleza pura que retrotraen a todo el que las visita. Yo viví un día sanamente envenenado en Iguazú. Es espléndido, incomparable, y todo lo que diga es poco.

El Parque Nacional que encierra, constituye una de las zonas con más saltos de agua del mundo: en total hay 275 caídas de agua maravillosa en juego impenitente entre la tierra y el río. Pero hay más en Iguazú. Intrincado en la selva misionera, alberga más de 80 especies de mamíferos, 450 de aves y más de 2.000 especies de flora  autóctona. 




Llegué a Iguazú con los primeros destellos de la primavera argentina, un día agradecido de octubre pasado, con los ecos refulgentes todavía de luna llena, y estuve a tiempo de comprender que sus aguas son un edén incomparable.

La profundidad del silencio de la selva que atesora su entorno, interrumpido por el constante zumbido de las aguas, parece una avasalladora sinfonía, pero es más bien un regalo a la vista y la vida.

La Garganta del Diablo, el epicentro de las cataratas, bautizado así por una leyenda guaraní, es un imponente anfiteatro donde millones de toneladas de agua caen permanentemente desde casi 100 metros de altura, generando sonidos que inspiraron a los nativos a llamarla con nombre de demonio, aunque, en realidad, el destino que allí  descubrí, que descubren miles de visitantes cada día, justifica que no hay felicidad más pura como la del mundo natural en que vivimos.




La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog