23 noviembre, 2014

Mario Terán: «Nunca me perjudicó la muerte del Che»

¿QUIÉN MATÓ AL CHE GUEVARA?

La indiferencia del suboficial Mario Terán Salazar, hoy a sus 72 años

"No lo maté"

La valentía del Che Guevara frente a su verdugo, 47 años atrás:

«Póngase sereno, va a matar a un hombre».

El Che fue abatido el 9 de octubre de 1967 en la localidad de La Higuera, en el sudoeste de Bolivia.
Durante más de un año, los periodistas Ildefonso Olmedo y Juan José Toro, del diario español “El Mundo”, estuvieron tras la pista de Mario Terán. Viajaron muy cerca de allí, hasta Santa Cruz de la Sierra, donde vive una longevidad reposada quien la historia ha identificado siempre como el soldado boliviano que disparó contra Ernesto Guevara. 
¿Cómo sucedieron los hechos?
Si bien los periodistas no consiguen de Terán Salazar una confesión de que fue él quien dio muerte al Che, si escucharon de su entonces superior jerárquico, el hoy general Gary Prado, el reconocimiento de cómo habían transcurrido los hechos, que el propio Terán contó por escrito. 
Los periodistas a Gary Prado 47 años después

-¿Está seguro? ¿Éste es Mario Terán, el hombre que mató al Che? 
-Sí. 
Según el relato de El Mundo, tras la captura de Guevara los militares recibieron la orden gubernamental de ejecutarlo y varios soldados se ofrecieron voluntarios para hacerlo.

El coronel Joaquín Zenteno designó a Terán, quien se dirigió a la escuela de La Higuera, en la que estaba retenido el Che. Al entrar en la sala Guevara se percató de las intenciones del suboficial Terán y le dijo: “Usted viene a matarme”. Según la confesión por escrito que hizo a sus superiores, Terán se sintió cohibido por la presencia del guerrillero y tuvo un mareo. “Entonces di un paso atrás, hacia el umbral de la puerta, cerré los ojos y disparé la primera ráfaga. El Che cayó al suelo con las piernas destrozadas, se contorsionó y empezó a regar muchísima sangre. Yo recobré el ánimo y disparé la segunda ráfaga, que lo alcanzó en un brazo, en un hombro y en el corazón…”, consta el testamento  suscribió por Terán dos años después del suceso.


El diario pública una foto del suboficial Terán en 1967 y ahora, cuando tiene 72 años.



El general Gary Prado le reconoce en las fotos y afirma que todavía se ven esporádicamente en Santa Cruz de la Sierra.Prado, que un día antes de la ejecución, fue el artífice del arresto de Guevara, asegura que siempre recomendó al suboficial que no confesara públicamente su papel protagonista en la muerte de Guevara, para evitar posibles venganzas de sus seguidores.En la charla de poco más de veinte minutos con Terán, en su casa de Santa Cruz, el antiguo suboficial juega con la confusión y afirma que hubo tres militares con su mismo apellido en el Ejército boliviano.

Por eso apunta que “seguramente” ha sido confundido durante toda su vida con quien mató al Che. 
LA NARRACIÓN DE LOS REPORTEROS
Entramos, nos sentamos e iniciamos una charla de 23 minutos y 32 segundos con Mario Terán Salazar, el hombre que mató al Che Guevara, narran Ildefonso Olmedo y Juan José Toro, y escuchan su confesión.


En la salita de su casa no existe un solo retrato de él en sus tiempos del Ejército boliviano. En la mesita que está frente al sofá donde se sienta él hay una foto familiar. Allí se puede ver a un Mario Terán abuelo, rodeado de hijos y nietos, en una evidente actitud patriarcal. Han pasado 47 años y el sargento Terán, que se jubiló como suboficial mayor y ahora cumple los 72, juega al escondite con las palabras. Es él. No es él. Verdad. Mentira. Ésa ha sido su vida desde el 9 de octubre de 1967 en que ocurrió todo. Por eso una mentira, que enseguida es desvelada, nos ha llevado a su fortín de verdes rejas. A las primeras, don Mario desmiente a Granma, el periódico cubano que había voceado el milagro: médicos de la revolución devuelven la visión en Bolivia al hombre que mató al Che. "No, no... No es como se dice que me han devuelto la vista. Falso. Yo no estaba ciego, una simple catarata tenía, y como están viendo me han fregado, me han dejado el ojo [derecho] colorado".
Sosteniendo tranquilamente la mirada, sin apenas parpadear, intentamos ver en el soldado agazapado que se sienta a poco más de un metro de nosotros a aquel sargento de la confesión por escrito. El mandado que dio testimonio secreto para la superioridad del día de la matanza en la mísera escuela de La Higuera donde el héroe de la revolución cubana dio con sus huesos, y su sangre, en la tierra: «Cuando llegué, el Che estaba sentado... Al verme me dijo: "Usted ha venido a matarme". Yo me sentí cohibido y bajé la cabeza sin responder. Yo no me atrevía a disparar. En ese momento vi al Che grande, muy grande. Sentía que se me echaba encima y cuando me miró fijamente me dio un mareo. Pensé que con un movimiento rápido podía quitarme el arma. "Póngase sereno, usted va a matar a un hombre". Entonces di un paso atrás, hacia el umbral de la puerta, cerré los ojos y disparé la primera ráfaga. El Che cayó al suelo con las piernas destrozadas, se contorsionó y comenzó a regar muchísima sangre. Yo recobré el ánimo y disparé la segunda ráfaga, que lo alcanzó en un brazo, en un hombro y en el corazón...".
¿Es ciertamente él? Hasta tres nombres de Mario Terán se han dado, en lo que parece una ceremonia orquestada de la confusión o el camuflaje, para poner identidad al sargento que mató al guerrillero Ramón (el Che): Mario Terán Ortuño, Mario Terán Reque y Mario Terán Salazar. Tenía entonces 25 años, corta estatura (no más de 1,60), nariz chica, piel cobriza y ojos claros. El señor Mario es pequeño y el poco pelo que le resta ha emblanquecido con el tiempo.
-¿Es cierto que usted formaba parte del grupo que detuvo al Che?
-No es cierto. Habíamos dos o tres Marios Teranes (sic) en el Ejército, pero con diferentes apellidos maternos...
-En estos años otros periodistas [Jon Lee Anderson, el gran biógrafo del Che entre ellos] han venido a intentar hablar con usted...
-Puede ser, pero nunca he tenido charlas con nadie...
-Ha escrito, en cambio, Douglas Duarte, que llegó de Brasil, que un día usted terminó reconociéndole que era el hombre que mató el Che pese a que durante dos días le mantuvo que usted se llamaba Pedro Salazar. También le dijo: "Sólo yo sé cómo es vivir con esto. No puedo ni quiero hablar".
-[Carraspea levemente antes de responder...] No.
-Porque, de serlo, a usted no le importaría reconocer que sí, que es el hombre que lo mató.
-...No [es casi un susurro].
-Pero usted sabe, porque es Historia, que fue el sargento Mario Terán quien, cumpliendo órdenes ["saluden a papá" fueron las palabras en clave], disparó al Che en la escuelita de La Higuera.
-Como les digo, somos dos, tres Marios Teranes.
-¿Y usted no es él?
-No soy yo...
-Le enseño, señor Mario, una foto... [en ese momento le mostramos la única imagen conocida hasta hoy del sargento que mató al mito, tomada dos meses después de la ejecución]
- Sí, soy yo...
Cochabamba. Diciembre de 1967. "Allí me la tomaron, en la puerta de la escuela... Había varios que insistían en quererme fotografiar y hablar conmigo. Y justo salí a la calle. Y bueno, ya. Me posé y es la única foto...".
Mario Terán ha llegado a decir que su compañía estaba alejada de La Higuera en los días de la captura y muerte del líder guerrillero, de quien no tiene buena opinión.
“Para mí ha sido un invasor. Tenía ideas que con su guerrilla quería inculcar en la gente boliviana… ¡Cómo lo idolatran ahora!… ¡Tanta gente ha caído”, asegura el exmilitar, hoy jubilado.
Ninguno de sus seis hijos ha seguido la carrera militar, lo que le da “alegría” y subraya que nunca ha visto películas sobre el Che o leído algún libro acerca de su vida: “Nunca me ha interesado seguir cuanto se decía del Che. Yo tenía ideas diferentes. Nunca he sido un seguidor”.

«LO ENTREGUÉ VIVO... Y LUEGO LO MATARON» (Gary Prado)

Gary Prado, que en 1967 tenía 28 años y llevaba uno de capitán, será siempre recordado como el hombre que apresó al Che. "Lo entregué vivo... y luego lo mataron", se explica.
La misma foto que le mostramos a Mario Terán Salazar (ésa ante la que respondió sin titubeos: "Sí, soy yo") recibe al instante la autentificación del capitán Gary Prado, el oficial que capturó al Che: "Es él..."

-¿Está seguro? ¿Éste es Mario Terán, el hombre que mató al Che? 
-Sí. Y no se le puede culpar de lo ocurrido. Las circunstancias le llevaron a eso, no más... Cuando le sacaron esa foto le hice una recomendación: "No te metas en este baile, ¡carajo!". ¿Por qué le aconsejé que se quedara callado? Para que no hubiera venganza contra él... Y me hizo caso.

22 noviembre, 2014

El calvario de Yuyee y Frank fuera de la jungla

LA JUNGLA MEDIÁTICA QUE CERCA A FRANK 
La sentencia del juicio por supuesto narcotráfico contra la tailandesa Yuyee Alissa Intusmith, exmujer del presentador de televisión Francisco Cuesta, estipula una condena de 15 años y 3 meses de prisión.
—•La Casa Real "podría pedir un indulto" para liberar a su exmujer.
—•El Ministerio de Asuntos Exteriores nunca ha contestado a las cartas de Franky tampoco la Embajadora de España en Tailandia

Frank libra en solitario, una cruzada por defender su inocencia. Esta es su historia.

¿QUIÉN ES? 
Francisco Javier Cuesta Ramos tiene ahora 43 años. Frank Cuesta o Frank de la Jungla, es un extenista profesional y presentador de televisión español. Su vida cambio desde el día en que llegó a BangkokTailandia, donde sigue viviendo.  Allí, Frank se convirtió al budismo, la religión del país. Actualmente, Frank está divorciado de la modelo y cantante tailandesa Yuyee Alissa Intusmith, con quien tiene dos hijos, Zape y Zorro, y una hija llamada Zen. Tienen un cuarto hijo en adopción, llamado Pepsi.
SU CARRERA
Desde 2010 hasta 2012 presentó el programa Frank de la Jungla que se emitió en Cuatro y Energy (ambos propiedad de Mediaset España), este último merecedor de un Premio Ondas, Frank también presentó La Selva en Casa, y el programa Natural Frank (Cuatro) En marzo de 2014, Discovery MAX anunció el fichaje de Frank Cuesta para el programa Wild Frank.
SU LUCHA POR LA INOCENCIA DE YUYEE Y UNA INJUSTA SENTENTENCIA
Yuyee Alissa Intusmith, permanece en una prisión de Tailandia por una supuesta posesión ilegal de drogas, de la que Frank y la propia modelo han defendido en todo momento su inocencia.
La sentencia del juicio por narcotráfico contra Yuyee Alissa conocida recientemente, estipula una condena de 15 años y 3 meses de prisión por traficar con 5 miligramos de cocaína, revela la agencia EFE.

Tras más de cinco meses desde la sentencia, el documento apunta que la báscula del departamento antidroga en el aeropuerto internacional de Suvarnabhumi no funcionaba en el momento de la detención.

El medidor de otra comisaría tampoco funcionó y las autoridades decidieron enviar la supuesta droga en un sobre a un laboratorio para su estudio, que después destruyó las pruebas en los análisis.

Durante el proceso penal se acusó a la tailandesa de portar 212 miligramos de cocaína, una cantidad superior a la en un principio estimada y que finalmente no refleja la sentencia.
Todas son penurias tejidas en un mar de falsedades. 
Los abogados defensores tienen ahora dos semanas para presentar el recurso de apelación, cuya respuesta será emitida por la justicia tailandesa entre 11 y 12 meses más tarde.

La exmodelo, de 41 años, fue detenida en noviembre de 2012 en el aeropuerto de Don Mueang, en el norte de Bangkok, tras regresar de un viaje a Vietnam y entre sus pertenencias las autoridades requisaron 5 miligramos de cocaína.
LA OTRA CRUZADA DE FRANK

En todo este tiempo, el presentador ha librado una cruzada personal contra la justicia tratando de demostrar la inocencia de su exmujer.
Frank defiende y lo sigue haciendo desde las redes sociales, la "inocencia" de Yuyee y la "injusticia" que están cometiendo las autoridades locales.
El presentador también denunció la manipulación de las pruebas y las irregularidades durante el juicio.
A tal extremo llegó Frank, que decidió hacer público un vídeo donde agradecía su apoyo a la Casa Real —a la que se había remitido y respondió— y cargaba contra Mediaset —su anterior cadena— por no hacerse eco de la noticia. 
El presentador, que ahora tiene su programa en Discovery Max, cuenta en la red sobre un suceso que tuvo lugar en el programa Todo va bien de Cuatro (MEDIASET). "Fue muy ridículo cuando el tío al final del programa intenta soltar '¡Vamos a ayudar a Yuyee!' y a los presentadores casi les da un ataque al corazón... seguramente porque tienen la orden de que de esto no se habla".
Frank Cuesta también echa en cara a Mediaset que hayan repuesto programas de Frank de la Jungla en Energy cuando se supo la noticia de la detención de su ex mujer: "Comenzasteis a poner los programas durante cinco y seis horas al día, porque la gente va a mirar a ver como era Yuyee. Sois muy canallas porque habéis sacado dinero del morbo y del sufrimiento de mis hijos y de su madre".
La guerra sin cuartel que libra Frank Cuesta para salvar a su exmujer Yuyee de la cárcel podría tener un nuevo protagonista: Risto Mejide, quien le ha invitado a través de las redes sociales a sentarse en 'Viajando con Chester' y explicar toda su situación en un bis a bis.
Antes siquiera de que el grupo emitiese algún tipo de respuesta a las palabras de Cuesta, el mismísimo Risto Mejide se ha puesto en contacto con él para invitarle que acuda a su programa 'Viajando con chester', que emite la que fuera su antigua casa, Cuatro. "Aquí un canalla mala gente te invita a Viajando con chester", le lanzaba Mejide al español que vive en Tailandia.
De momento, no ha habido confirmación oficial a la propuesta de Cuesta. ¿Podrá Risto Mejide aceptar las condiciones del aventurero, o tendrá un contrato blindado que le impida llevar a cabo la proposición de encontrarse en plena selva y subir su charla a Youtube?

APOYO DE LA CASA REAL

En el mismo vídeo en el que Frank Cuesta criticaba a Mediaset, el presentador agradeció a los reyes su contestación a su petición de ayuda. Cuesta explicaba que la Casa Real "podría pedir un indulto" para liberar a su exmujer de prisión. De momento, "un secretario del rey se ha puesto en contacto conmigo, y solo por esto para mí los reyes y la casa real se merecen un respeto para siempre", afirmó. "No sé si llegará a buen puerto o no, pero por lo menos la intención está ahí y lo agradezco de verdad".

Más crítico se mostraba Cuesta con el Ministerio de Asuntos Exteriores, que asegura que nunca ha contestado a sus mensajes, y tampoco la Embajadora de España en Tailandia. "En estos cinco meses no ha tenido ni un minuto para llamar y preguntar cómo están los hijos españoles de YUYEE".


19 noviembre, 2014

EL TESORO DE PETRA, LOS TEMPLOS DE ANGKOR Y EL TAJ MAHAL

TRES LUGARES 
FANTÁSTICOS DE LA 
ARQUITECTURA
UNIVERSAL QUE HE 
CONOCIDO

Petra (en árabe, البتراء al-Batrā´) es un importante enclave arqueológico en Jordania, y la capital del antiguo reino nabateo
Angkor es una región de Camboya que alojó las sucesivas capitales del Imperio jemer durante su época de esplendor
El Taj Mahal (hindi: ताज महल Tāj Mahal, urdu: تاج محل Tāŷ Mahal 'Palacio de Corona'; /tɑːʒ mə'hɑl/) es un complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 en la ciudad de Agra, estado de Uttar Pradesh, India, a orillas del río Yamuna,






 TAJ MAHAL 

PETRA, JORDANIA

16 noviembre, 2014

TERROR ISLAMISTA: ¡VAN SEIS! LOS ROSTROS DE LA MUERTE

Rabia y 'horror'
LOS ROSTROS DE UNA BARBARIE


Las seis víctimas occidentales del Estado Islámico.

No han pasado tres meses y los yihadistas del Estado Islámico han ejecutado a seis occidentales: James Foley, Steven Sotloff, Alan Henning, David Haines, Hervé Gourdel y Peter Kassig, una verdadera locura en pleno siglo XXI. Una barbarie frente a un mundo civilizado.

Aun cautivo de los yihadistas permanece el periodista británico John Cantlie, que asegura llevar una "existencia tranquila".


Peter Kassig despertó hoy al mundo como la víctima número seis en la lista del Estado Islámico (E.I.) que aseguró haber ejecutado al rehén estadounidense, secuestrado en Siria. 

Un vídeo difundido este domingo en Internet por ese grupo de enajenados, es espeluznante. También se muestra la decapitación de una veintena de soldados sirios. 

Rabia, horror y dolor. Y la pregunta es: ¿Hasta cuando?

Al final de una grabación, de quince minutos, un extremista del E.I. señala una cabeza ensangrentada colocada a los pies de su última víctima y declara que corresponde a Kassig. Es lo mismo que ha hecho con los otro cinco en casi tres meses.
En otra parte de la cinta, cuya veracidad no tendrá mucha duda, se observa cómo un grupo de yihadistas degüella salvajemente a la veintena de soldados supuestamente pertenecientes al régimen sirio.

El estadounidense Peter Kassig, de 26 años, había fundado una organización humanitaria, «Special Emergency Responde and Assitance», después de combatir en las filas del Ejército estadounidense en Irak.
Recientemente sus padres y un grupo de amigos radicados en el Líbano habían pedido la liberación de Kassig, que fue secuestrado en 2013 en la provincia oriental de Deir al Zur. Pero ni todo el dinero que juntaron han podido conseguir su salvación.
El salvajismo islámico se está volviendo una practica de exterminio bestial, una locura. Hace poco mas de un mes, El 3 de octubre, el propio islamismo ya había publicado otro vídeo en el que mostraba la decapitación del ciudadano británico Alan Henning y amenazaba con la de Kassig si no cesaban los bombardeos de la coalición internacional liderada por EEUU contra sus posiciones. No han cesado, no cesarán. 
Hoy Kassig y Henning están muertos y las bombas siguen rigiendo los destinos del mundo al más cruento estilo nazi, o  todavía peor.
Esta atrocidad de los yihadistas del Estado Islámico, que controlan desde hace meses partes de Siria e Irak, tiene ya en sus listas cumplidas, los asesinatos de forma similar a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff y a los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning, mientras que mantienen en cautividad al periodista británico John Cantlie.
La cadena de ejecuciones sobre rehenes occidentales, comenzó desde que el fotoperiodista norteamericano James Foley cayera en manos de los yihadistas y fuera ejecutado el pasado 19 de agosto.

Foley había sido secuestrado en el norte de Siria en noviembre de 2012, y en un vídeo difundido por internet, antes de ser decapitado, el periodista James Wright Foley, abandonaba su existencia advirtiendo al presidente Barack Obama de las consecuencias de abrir un nuevo frente de una guerra contra el mundo islámico.


James W. Foley pidió entonces a su hermano, que es soldado, que piense en las vidas con la que el islamismo ha terminado. "Morí ese día, John, cuando tus colegas lanzaron esa bomba sobre los iraquíes. Firmaron mi certificado de defunción”, dijo a su hermano. Su muerte conmocionó a la comunidad internacional y a los norteamericanos, fue la primera de las ejecuciones de los yihadistas y el mundo se dio cuenta de la gran amenaza de los terroristas cada vez más voraz.

Steven Sotloff, el otro periodista estadounidense fue el segundo en la lista. 

En el vídeo, Sotloff habla frente a la cámara antes de ser ejecutado, diciendo que "paga el precio" de la intervención de Estados Unidos. 


El verdugo cita los ataques estadounidense para defender la presa de Mosul en Irak de los yihadistas.


EL CLAMOR DESESPERADO DE STEVEN SOTLOFF


¿Acaso no soy un ciudadano estadounidense? 
—Has gastado miles de millones de dólares de los impuestos estadounidenses, y hemos perdido miles de nuestras tropas luchando contra el Estado Islámico, así que, ¿dónde está el interés de la gente cuando volvemos a encender esta guerra?", indicaba Sotloff antes de morir a manos de los yihadistas.
Sin remedio para salvar su vida, Steven Sotloff fue ejecutado el 2 de septiembre. Llevaba doce meses desaparecido desde que fue capturado el 4 de agosto de 2013 en la ciudad siria de Alepo, cerca de la frontera con Turquía, pero su secreto no se supo nunca.

El tercer ejecutado por el Estado Islámico fue el cooperante britámico David Haines, el pasado 14 de septiembre, coincidiendo con la creación de una coalición internacional antiyihadista, y en la que cooperan unos 40 países tanto occidentales como de Oriente Medio. 
Trabajador humanitario desde 1999, David Haines fue secuestrado en Siria en marzo de 2013. En el vídeo de su ejecución se desencadenó el terror y apareció la sombra de una nueva amenaza: los yihadistas pusieron en el punto de mira a la siguiente víctima, la cuarta: Alan Hennig, el taxista británico.

Henning, fue decapitado en represalia por los ataques aéreos británicos contra el Estado Islámico en Irak, y su final fue reivindicado en un vídeo titulado "Un nuevo mensaje a Estados Unidos y sus aliados".
Henning, natural de Manchester, fue secuestrado en diciembre de 2013 cuando trabajaba como voluntario llevando ayuda a un campo de refugiados de Siria. 

Diez días después del asesinato de Hennig, otro occidental, el quinto, murió a manos de los yihadistas. La víctima fue el turista francés Hervé Gourdel. Aunque en esta ocasión no fue un miembro del propio Estado Islámico quien llevó a cabo la decapitación, sino un grupo afín al mismo, daba cuenta de la expansión internacional e imitación de las atrocidades acometidas por los bárbaros del Estado Islámico

Gourdel fue secuestrado en Cabilia, al este de Argel, por el grupo Jund al Jalifa (Soldados del Califato), un grupo terrorista del sahel que ha jurado fidelidad al E.I. 
En el mensaje de los terroristas se remarca la clara amenaza al gobierno de la República: "Esto es para el perro de François Hollande".
Nada resultó por salvar la vida de Hervé Gourdel.
Peter Kassig, la sexta y última víctima, hasta ahora, era un joven veterano del Ejército estadounidense que combatió en la guerra de Irak antes de abandonar las Fuerzas Armadas en 2007 por motivos médicos.
En el año 2012, Kassig trabajó como voluntario y asistente médico en varios hospitales de la frontera de Líbano, donde atendió a refugiados palestinos y a los ciudadanos sirios que huían de la guerra, entre otras actividades humanitarias.

John Cantlie, el rehén que sigue junto a los yihadistas podría ser la séptima víctima en esta cadena de atrocidades que está cometiendo el Estado Islámico.


Cantlie ha aparecido en varios vídeos,  asegurando que el grupo quiere una ofensiva terrestre y clamando contra su país y sus aliados. La hermana de Cantlie, Jessica, ha pedido en repetidas ocasiones su liberación, pero también la apertura de conversaciones: "Imploramos a Estado Islámico que reinicie los contactos directos", aseguró en un comunicado, hasta ahora si ser escuchado.

En casi dos años de cautiverio con los yihadistas, 

John Cantlie

ha aparecido en varios vídeos difundidos. 
El periodista se contradice, se pregunta cómo los colegas cautivos del resto de países han sido liberados pero, en el caso de los estadounidenses y británicos, sus gobiernos se niegan a negociar con los yihadistas y se sienten abandonados a su suerte. 
Tras estas afirmaciones Cantlie sostiene que su vida con los terroristas se basa en una existencia tranquila, pues dice que "no es una mala vida".
Mañana cualquier cosa puede suceder.



La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog