12 diciembre, 2017

EL LEGADO DE BARBARITA ALVAREZ

“Bárbara R. Alvarez deja un gran legado a la vida: una familia numerosa, en la que llegó a contar su undécimo biznieto no hace dos meses todavía.”


▪️SIEMPRE me cuesta imaginar el momento doloroso en que las personas que quiero, aprecio y estimo, dejan de existir. Estoy seguro que a Barbarita tampoco le habría agradado saber cuando las personas que mas quiso dejarían de vivir. Lo que sí sabía Barbarita –como lo sabemos todos– y es como un frágil consuelo de la vida, es que siempre iba a recordar a esos seres queridos que poco a poco han ido dejando de vivir. 

Anoche, la muerte ingrata le arrebató a ella la existencia en la ciudad de Miami, Estados Unidos y dejó en todos un profundo vaho de tristeza.


Barbara R Alvarez, esposa del querido Manuel A Alvarez Casado, un matrimonio al que me une una profunda amistad que tiene raíces cubanas. 

Esta mañana (hora española) el querido Manolo de todos nos despertaba con la descorazonada noticia en su muro: “Con profundo dolor les hago saber que mi querida esposa Barbarita paso a la presencia del Señor víctima de un violento ataque cardiaco. Mi corazón está roto en mil pedazos.”

Cuesta asimilar estos momentos difíciles de los amigos, pero como de cierta manera todos los seres humanos somos hermanos, porque pensamos y sentimos del mismo modo, tenemos que ser cómplices del dolor que hoy inunda a los Alvarez de Miami, porque todo lo que ellos ahora sienten es identificable con lo que alguna vez hemos sentido y sentiremos los demás cuando ya sólo nos quede recordar el alma de aquellos seres que hemos querido hasta el final.

Con el impacto que me provoca esta desagradable noticia, desde aquí quiero trasladar mi más profundo pesar a todo el universo de la familia inmensa que nos legan Barbarita y Manolo; a sus hijos, nietos y biznietos.

A los Alvarez todos, agradezco la valiosa contribución y, de manera especial, a Manolo y Barbarita, la recepción que me dieron el pasado año en Miami –como antes lo hicieron en Madrid– cuando fui a entregarles la obra acabada con la historia de Manolín Alvarez, padre de la radio en Cuba y gen asturiano de toda la familia que forjaron.

Gracias a todos por ayudarme a corroborar cada etapa de la vida de Manolín.

A todos, sea unánime mi gratitud, porque a todos pertenece la pasión que fundamentó y sustentó nuestra amistad.


Barbarita junto a Manolo (en la foto durante un encuentro en mi viaje a Miami en enero de 2016) engendró una de las generaciones más numerosas de los Alvarez. 

La voy a recordar siempre con la energía vivificadora con la que se recuerdan a las madres, y particularmente a Bárbara porque deja un gran legado a la vida: una familia numerosa, en la que llegó a contar su undécimo biznieto no hace dos meses todavía. 

Serán ellos los que mantenga vivos los años adorables y el ejemplo de Barbara Álvarez que hoy mismo se ha ido a la presencia de Dios.➕DEP

11 diciembre, 2017

SALISBURY, HOGAR DE LA CARTA MAGNA 📜



6️⃣9️⃣ Años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos 📰

▪️EL 10 de diciembre de 1948, hace ahora 69 años, la Declaración Universal de los Derechos Humanos es adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Paris. 

Sin embargo, fue un 15 de junio hace más de 800 años cuando fue firmada la Carta Magna, documento histórico, inspirador, entre otras, de la Declaración Universal de Derechos Humanos.


Hace un año justamente visité la catedral gótica de Salisbury, al sur de Inglaterra, donde se conserva el ejemplar mejor cuidado. 

Salisbury es una ciudad que no supera los 40.000 habitantes y es epicentro permanente de visitantes de todo el mundo que vienen aquí a contemplar la Carta Magna, uno de los documentos más importantes de la historia.

Antes que el 10 de diciembre de 1948, se diera en París el momento histórico en que Eleanor Roosevelt, viuda de Franklin Delano Roosevelt –desde 1945– exhibiera en sus manos la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el memorable documento tuvo un proceso de fundamentación hasta ser adoptado en la Resolución 217 A III de la Asamblea General y contenido en 30 sólidos artículos como tratados internacionales que obligan a los Estados a cumplirlos.


La catedral gótica de Salisbury es el lugar donde se conserva la Carta Magna que alimentó la proyección de la Declaración Universal de Derechos que hoy rige en el mundo entero. Fue escrita en 1215, y sentó las bases de la democracia e inspiró otros textos como la constitución de Estados Unidos además de la Declaración Universal. 

EL PRECEDENTE DE LA CARTA MAGNA 


La importancia del texto histórico –la Carta Magna– que tuve la suerte de contemplar en Salisbury, radica en que introdujo, por primera vez, derechos y libertades fundamentales. 

Por ejemplo, que ninguna persona estaba por encima de la ley, ni siquiera el rey, o el derecho a un juicio justo, así como límites a la subida de impuestos. En definitiva, otorgaba más poderes al pueblo en un tiempo en el que reinaba Juan I de Inglaterra, y que según los historiadores fue uno de los peores monarcas en la historia del país. Llegó a encarcelar a una de sus esposas, matar de hambre a sus oponentes y asesinar a uno de sus sobrinos. De ahí lo imprescindible del documento. 


El rey se vio obligado a firmar esta carta de libertades, asediado por los barones ingleses que se rebelaron, hartos de sus abusos. Fue un tratado de paz de 3.500 palabras en latín que puso una solución práctica a un problema político. Se realizaron 250 copias, pero solo cuatro han sobrevivido hasta hoy, siendo el documento de Salisbury el ejemplar que se conserva en mejores condiciones.


Hace un año vi de cerca y pude leer este símbolo de las libertades del mundo, cuyas imágenes para el recuerdo he querido compartir a propósito de este 10 de diciembre, aniversario 69 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Comparto mi satisfacción con esta visita histórica desde el hogar de la Carta Madre, donde solo se respiran aires de justicia y libertad que todavía están ausentes en muchos rincones de este mundo, y por desgracia en mi propio país: Cuba.

La visita a la catedral de Salisbury no tiene desperdicio, no solo por el mérito de contemplar la Carta Magna, sino porque guarda otros tesoros, que no muchos conocen, como el reloj en marcha más antiguo del mundo.



06 diciembre, 2017

Cuando Roberto Carlos era la moda


SIEMPRE ÉRAMOS HERMANOS, 

SIEMPRE ÉRAMOS LOS MISMOS

▪️He conocido a muchas personas en mi vida. Las de mejor suerte están emprendidas por el mundo, otras ya no están. Al cabo de unos años que no pueden contarse en siglos sino en decenios, muchos ya no estaremos. Sin embargo, sobrevivimos, siempre sobrevivimos, unos en la memoria de otros. Pero también en la memoria personal quedan esos años inocentes de infancia y juventud que siempre nos regresan a los amigos como un recuerdo martirizado de la vida que se nos fue. En mi caso, laten, perduran aquellos hermanos del alma que nunca se olvidarán: Angel Luis Alvarez “El Indio”, Ramon Fundora Galan “Mongi”, Maria Ramona Bonachea, Remberto Delgado “El Meme”, Albertico Parrado “Muñeco”, Ibrahim Dionisio Rodriguez “El Crazy”, el negrito Luis Tomás, Juan Carlos Dominguez, Juan Carlos Rojas Castro “El Peje”, Othon Madariaga, Gabriel Urbay, Jose Perera... y una lista interminable, en la que en el centro siempre habitaba “Orlandito” Garciga Castex que ya está con Dios, pero sigue entre nosotros con su música y su alegría.

Todos están en mi, y hasta palpitan, sí aquellas canciones que llenaban de música las noches calladas junto al mar en las casas de mi pueblo con el sonido rico y cálido de los vinilos prohibidos desde los tocadiscos retro de los 70.

Entonces, Caibarién era una fiesta y aquellas eran noches de fiesta y desafío cuando era un pecado colosal llevar el pelo largo y escuchar a The Beatles o los Rolling Stone y al mismísimo Roberto Carlos que me inspira esta crónica después de sentarme a recordar con este vídeo en que él se emociona y emociona a todos cantando su inmortal "Amigo" en el programa del presentador de televisión brasileño Jô Soares. Confieso que a mi también me arrancó las lágrimas.

Pero aquellas noches de mi pueblo cuando Roberto Carlos era la moda, eran noches de ternura que cantaban a la amistad y al amor. Y aquellos amigos siempre éramos hermanos, siempre éramos los mismos.

04 diciembre, 2017

CRÓNICA DE UN HOMBRE DE MAR

LUISITO ECHEMENDIA, “EL CHIVO” QUERIDO DE CAIBARIÉN, PUERTO DE CUBA





“El tigre no perdona”, decía; y ahora la muerte no le ha perdonado a él.


🅰️ José Luis Echemendia Araque, “Luisito” y para muchos “El Chivo”, se le conocía la estirpe que llevaba adentro nada más mirarle a la cara. Eso me pasó la primera vez que tuve conciencia de él cuando yo era un muchachón que correteaba las calles de puerto Arturo y me subía a los chapines de los muelles a extasiarme con el encanto de la bahía.


A “Luisito” lo veía un día y otro, un año y otro, y siempre era el mismo dueño de sus instintos en la pelea de vivir, porque él nació con una aureola de valiente luchador, y esa condición no se la cambió ni Dios.


Cuando yo era un afanado en el oficio de escribir, ya Luisito era un hombre curtido por el sol y el salitre de toda una vida tras el peje fresco que aleteaba bajo lo quilla de las embarcaciones. Eran los vitales años 80, en que otro histórico del pueblo, Castro “Cañón”, guiaba el remolcador que también tripulaba Luisito. "Cañón" y todos los viejos queridos del pueblo, se dejaron sus años vitales buscándose en el mar el plato de cada día para las familias numerosas que formaron.


Ya Luisito tenía la piel tostada por los soles de muchos años y era un auténtico lobo mar. Por eso siempre lo miré como la viva estampa de los hombres curtidos de mi pueblo que echaron vidas legendarias entre los barcos y el puerto.


Ese era José Luis Echemendia Araque, otro nombre de la estampa marinera de mi infancia que se volvió un pie de mar y forjó una familia entera, y a quien la muerte con su paso irreversible se lo llevó el último miércoles de noviembre y llenó a todos de tristeza, dentro y fuera de Cuba. Tenía 72 años.

A veces con su pequeña estatura y su mirada callada, podía pasar inadvertido sin que muchos supieran la vida de héroe anónimo que llevó. Pero lo que era en puerto Arturo, todo el mundo conocía la entereza de Luisito, quien muchas veces se pasaba horas sobre su sillón, recostado a un mostrador o en las esquinas del barrio arrancándole a los paisanos la risa con su voz rasgada y las historias recurrentes y costumbristas que guardaba en el libro de sus memorias.


Se ha ido esta misma semana Luisito, cariñosamente “El Chivo” de muchos amigos; heredero de la estirpe de Los Araques y de un patriarca de la mar: Augusto Araque, que también partió en julio pasado dejando una vida fecunda tras de sí.


“El tigre no perdona”, siempre me decía aludiendo al dejo de satisfacción que exteriorizaba con la herencia que le dejó a la vida desde que se casó con mi prima Marina; y no se esquivocaba. Con el sudor de sus años levantó su propia casa en el mismo corazón de puerto Arturo y de su unión salieron tres hijos maravillosos: Luis, Leandro y Yasmiany, ya todos emprendidos por la vida.





Junto a Luisito en la tierra cubana que no abandonó nunca, su mujer y la menor de sus hijos.


En mis años de periodismo en Cuba, cuando yo me sumaba a la odisea de los pescadores de Caibarién, contemplaba el afán parsimonioso con que disfrutaban su arte sobre el mar. En esos años eran memorables "Los Pánfilos", "Los Montenegros" y "Los Araques" también,


En alta mar, yo veía a esos héroes del silencio y de la brisa maniobrar de popa a proa y de babor a estribor; y muchas veces junto al remolcador, veía a un hombre remando sobre un chapin con un sombrero que le cubría el rostro del sol abrazador. Ese hombre era Luisito Echemendía, que en cada jornada no ponía el pensamiento en otra cosa que en sacarle algo a las entrañas del mar. Cuando levantaba la tarralla cargada de pejes aleteando, su mirada era de satisfacción.


Desde la embarcación que tripulábamos los periodistas, el veterano “Cañón” Castro, nos decía.


—Ese peje que ustedes están viendo ahí peleándose sobre el chapin, tiene como principio que el mar es como el tigre que en días embravecidos no perdona a nadie. 


Pero ese día el mar estaba sereno y Luisito era un león en el arte de faenar y sacar lo que quisiera del agua.


En julio de 2016, la última vez que lo visité en Caibarién siendo ya un septuagenario, estaba lúcido, satisfecho de la vida que había llevado, pero ya su salud se resentía. Lo estuve contemplando una tarde entera y era el mismo ímpetu de aquel hombre dueño de sus instintos que siempre veía con sus pies desnudos por casa después de todo un día de faenar en el mar, porque Luisito “El Chivo” de Caibarién nació con una aureola de luchador que nada nunca se la cambió.


Por eso no voy a andar hablando de pesares ni de las complicaciones de salud que la arrebataron la existencia. Me quedo con su viva imagen cuando la enfermedad que lo aquejaba no había estragado su cuerpo aún y Luisito, ya apartado de la vida del mar seguía siendo el mismo conversador y era un amante empedernido del fútbol que destilaba su mayor pasión cuando veía jugar al Real Madrid.





Para la familia que forjó, para los que le conocimos y para todo un pueblo donde derrochó su cariño, José Luis Echemendia Araque, “Luisito”, durará toda la vida, porque su vida está enraizada por la tierra húmeda y fecunda que lo engendró y despidió el miércoles ingrato de esta misma semana.




➕Hasta siempre Luisito, “El Chivo” querido de Caibarién. 

27 noviembre, 2017

“BOTAPERRO” NOS DEJA SOLOS


Si digo que ha muerto Rolando Núñez, tal vez este nombre se nos escape en la memoria, pero si afirmo que se trata del “Botaperro”, enseguida lo identificarán con uno de los personajes emblemáticos en la célebre serie de la televisión cubana “Su propia guerra” que hizo época entre los 80 y 90.
Aquel que se nos identificó susurrándole al “Tabo” –Albertico Pujol, otro histórico– que “Nunca estaría solo”. Ahora, irremediablemente es “Botaperro” quien nos deja solos, huérfanos frente a la escena que lo inmortalizó.
La noticia ha consternado al público que lo siguió por muchos años, dentro y fuera de Cuba.
El actor cubano Rolando Núñez Nario, sucumbió en La Habana hace tres días, el jueves 23 de noviembre, víctima de un infarto. Tenía 67 años. Nos lega una obra fecunda entre el teatro, el cine y la televisión.
Sus inicios fueron en el teatro de aficionados de la Fuerzas Armadas, donde Rolando recibió las primeras clases de actuación. Después se convirtió en instructor de arte. En 1975 se consumó sobre las tablas como actor en el grupo Bertol Brecht, pero aun no había incursionado en la televisión.
En la conocida serie ‘En silencio ha tenido que ser’, interpretó el personaje de un oficial de la Seguridad Cubana llamado Julián, que atendía a Félix Pérez y a Mario Balmaseda, otros dos actores como la copa de un pino.
Rolando Núñez trabajó en otras series policiacas como Juego en defensa propia y La frontera del deber. Pero el trabajo que más lo Identificó con su público, lo protagonizó en la serie televisiva Día y noche: Su propia guerra con el personaje que lo recordará toda la vida: “Botaperro”, aunque Rolando ahora nos deje solos a nosotros.
Sin embargo, en las entrevistas que concedió, confesó que ‘En silencio ha tenido que ser’ le dejó “recuerdos indelebles, que ya se convirtieron en leyenda”.
Se llevó a la tumba dos nombres a los que les estuvo siempre agradecido: Chucho Cabrera y Abel Ponce, a quienes les debe el pedazo de actor consagrado que fue.
En el momento de su muerte, Rolando Nuñez se desempeñaba como presidente de la Asociación de Artistas Escénicos de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).
En el cine, otras de sus facetas poco conocidas, destacaron por su participación en filmes como Gallego (1987) junto al español Sancho Gracia. También en rodajes como Demasiado miedo a la vida o Plaff (1987), Mujer transparente (1990) y Rosa, la china (2002).
Pero sobre todos los momentos brillantes de su obra como actor, será la televisión la que lo fije en el recuerdo como una figura imborrable con sus papeles en telenovelas también ya épicas como Pasión y prejuicio (1992) y Tierra Brava (1997) por donde se le rememora con mayor cariño, quizás por el alcance masivo de ese medio de comunicación. Asimismo fue parte del elenco de Polvo en el viento (2008).

Se nos ha ido el actor Rolando Núñez aquel que desde su papel magistral de “Botaperro” confesaba a Albertico Pujol, el “Tabo” de ‘Su propia guerra’: “Nunca te dejaré solo”. Ahora él nos abandona a nosotros y deja un profundo vacío en la gloria escénica que lo consagró como artista de Mérito del Cine, la Radio y la Televisión Curbanas.
➕DEP un Maestro de la escena.

VISIÓN GRATA DE MI HIJA 


Su devoción por estudiar se hizo más fuerte desde el mismo día de 2008, en que tuvo el pergamino de médico en sus manos y le atrapó el anhelo por hacer una especialidad.
Estos días, nueve años después, con el sobresalto de sus afanes, me dijo: “Estoy luchando para salir adelante, deseosa por llegar a tercero (de Reumatologia) para ver el final mas cerca (el nuevo título); me va bien y me siento segura.”
Sueña, siempre ha soñado. Va a buscar lo que se propone y lo consigue. El ímpetu por ser mejor cada día son propios en ella. Antes no tocaba un libro, y ahora los libros desbordan el interés por su carrera.
Me pide libros y más libros, y se los envío sin reparo porque se muy bien que ya reflejan la amplitud de los gustos de la joven que dejé con 16 años. No tiene vicios como asumiendo la autoridad moral a que le reta su profesión de médico para combatir todo mal adictivo que aqueja al paciente.
Ahora tiene 34 y es una mujer cabal en todo la dimensión de la palabra, y una madre excepcional que ya nos regaló la viva alegría de una herencia familiar: Danna Isabel.

Le gusta cocinar con un fervor inusitado. Todo lo que empieza lo acaba. Se mantiene en excelentes condiciones físicas, cual si fuera otro reto moral del médico ejemplar.
Cada día, cuando se ha bajado de su jornada fecunda entre los servicios médicos en el hospital provincial de Santa Clara y su docencia como futura especialista en Reumatologia, una de las cosas que más le gusta hacer es andar y detenerse a meditar, tal vez organizando la agenda del siguiente día.
Esa es mi hija y esta es la visión más grata que tengo de ella, que tenemos todos en la familia, al saber que en muy pocos años, Liane Díaz Pérez será una nueva especialista que ganarán Cuba y la Salud Pública.
En realidad, siento una gran satisfacción cada vez que ella me llama o me escribe y dice: “Estoy luchando para salir adelante, deseosa por llegar y ver el final”.
Entonces es el momento de la vida en que me siento ser yo mismo y pienso que mi legado de padre se ha cumplido. Es un alto grado de satisfacción como lo sentirá también mi otro emprendido retoño, Raiko Daniel. 

Los dos, en horizontes diferentes son hijos maravillosos que iluminaron una familia entera.

26 noviembre, 2017

MIGUEL DÍAZ-CANEL: EL QUE YO CONOCÍ

La memoria que llevo dentro


¿CÓMO ES EL HOMBRE DEL RELEVO CUBANO?



Jesús Díaz Loyola

No ha hecho mas que tomar la cartera de la Vicepresidencia Primera de Cuba y ya se le cuestionaba como un continuista, pero lo que más trasmite ahora Miguel Diaz-Canel es la dosis de un espíritu nuevo y emprendedor con el que llegó a la más alta cúpula del poder.

En 20 años, los que han llegado a conocerle -me incluyo- y le conocen ahora, saben que es así. De él ha dicho el actual presidente cubano, Raúl Castro: "Tiene un alto sentido del trabajo colectivo y de exigencia con los subordinados y predica con el ejemplo en el afán de superarse cotidianamente".

Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez (Villa Clara, 1960) es un ingeniero electrónico con amplia carrera política. "No es un advenedizo ni un improvisado", justifica el presidente Raúl. Tiene tras de si una trayectoria laboral de casi 30 años.

Desde sus funciones primeras como dirigente juvenil en los ochenta, una inquieta pujanza por buscar los problemas donde están y resolverlos, se adivinó en él.

Aparecía en cualquier parte, lo mismo en una cola pública que en un esquina o un parque del lugar más insospechado de su Villa Clara natal. Pocas veces se movía en los coches Lada 1600 de las últimas herencias soviéticas en la Cuba de los ochenta, porque Díaz-Canel muchas veces iba en bicicleta.

Escuchar a todos y de todo es el mayor ingrediente de la autoridad moral que lo llevó a la cartera de vicepresidente primero del país.

Promovido o no por Raúl, se lo tiene bien ganado en su avance imparable y desinteresado como hombre de masas y hombre de a pie.

Me atrevo a decir que Diaz-Canel ha hecho de todo en la vida que ha llevado, y llega lleno de lucidez al poder.


En las innumerables marchas y motivos juveniles que marcaron su primera etapa en Villa Clara, el joven Miguel siempre iba delante, no por ser el primero, sino por ese espíritu afanado de verlo todo primero antes que así mismo.

En aquellas marchas célebres que recuerdan sus años vitales de juventud, a la hora del sándwich de las meriendas y los almuerzos, Díaz-Canel era fervoroso, gentil y educado. Comía con todos y se sentaba entre todos.

No reparaba en orgullos de cargo para extender a cualquiera un bocado.

Comía a la par que charlaba e indagaba, y aprendía: "Con ustedes aprendo", nos decía a los periodistas que seguíamos el fervor de aquellos motivos de los años jóvenes cuando nos marcaba la pasión desenfrenada por los grandes reportajes y aquella juventud de donde emergió Díaz-Canel era también nuestro blanco y objetivo.

La vida de a pie es una devoción en él. Le gusta caminar. Está en forma. Su excelente estado físico le ha acompañado siempre. Ahora es un quincuagenario encanecido, pero su buen aspecto sigue igual. Como hombre bien cuidado y prevenido, en su agenda no le falta el tiempo para ejercitar. En mi tiempo, que era el suyo, le gustaba andar de chandal y camiseta como delatando la vida sana con que predicaba el joven Miguel.

Sin cortapisas, a pie de calle habla con la gente. Le rodea el realismo y hurga en los trasfondos de los problemas mas álgidos y en los más insólitos. Lo llaman por su primer apellido: Díaz-Canel, o simplemente Miguel.

En realidad, comenzó a desempeñar funciones gubernamentales en 2009, cuando fue nombrado Ministro de Educación Superior, cargo que ocupó hasta 2012, en que lo designaron Vicepresidente del Consejo de Ministros. 

De sus años como ministro, cuentan en La Habana las visitas espontáneas que Díaz-Canel realizaba a la Casa del ALBA, una institución cultural en la capital, donde se presentan proyectos culturales bien elaborados, sin nada que ver con el reguetón vulgar de turno que adoran muchos jóvenes de hoy. Díaz-Canel iba allí y se sentaba en el suelo del portal a conversar sobre las preocupaciones de las personas, a escuchar y a sugerir o más bien que lesugirieran a él.

Con 52 años bien curtidos, pero con aire nuevo y renovador llegó a la vicepresidencia primera del Estado de la nación. Díaz-Canel es el hombre del relevo, y si en cinco años ha superado el desafío, podría ser el nuevo hombre de Cuba.

Las carteras de los cargos que ha ocupado legan su espíritu de rastreador de sus terrenos, palmo a palmo, como para que el personaje que es, permanezca siempre en la vigencia de la vida de a pie,

Ahora Miguel Diaz-Canel se pone en la antesala del máximo poder para avenirse como la inspiración del hombre nuevo y renovador.

Le tacharán mas como continuista que como emprendedor. Su esencia es la esencia de Fidel y Raul: la certidumbre de que hacer trabajo de masas es fundamentalmente ocuparse del pueblo y del trabajador.

Que yo lo escriba no quiere decir que lo comparta. Pero todo esto explica por qué un hombre de 52 años que no combatió en la guerra tiene la confianza absoluta de los líderes máximos del poder. Su tendencia no puede ser otra: el continuismo marxista de la Revolución.

Pero Miguel Díaz-Canel tendrá por delante el mismo escollo con el que han lidiado en medio siglo Fidel y Raúl: la incompetencia burocrática que en gran medida ha entorpecido el curso de la vida nacional.

Díaz-Canel tendrá que ser él con su pasión encarnizada para llegar con lucidez al fondo de los problemas y afrontarlos hasta sus consecuencias. Pero todo no estará en las manos de Díaz-Canel. Ni lo estuvo en el ímpetu de Raúl ni en la voluntad y audacia de Fidel.

Díaz-Canel viene con aires nuevos que recaba todo poder. Querrá que no le pase lo que tantas veces ha contado Fidel: "Me ocultan verdades para no inquietarme".

Con 52 lúcidas primaveras, Díaz-Canel llegó a la mesa de la vicepresidencia primera. Lleva mil afanes en su agenda. Desde sus años jóvenes fue un dirigente inquieto, y le gustará inquietarse ahora mas aun, y meterse en el trasfondo de la Cuba de hoy.

Hay una virtud particular en él, al menos la que yo recuerdo desde mis años de periodista provinciano en Villa Clara. Canel jamás rehusaba contestar cualquier pregunta por incisiva que fuera, y nunca perdió la paciencia, ante nada ni ante nadie. Y eso es un buen síntoma para su auto de fe.

Como antes dije, si a la vuelta de un lustro a este cincuentañero le toca tomar la presidencia del país, como todo indica, tendrá mucho con que lidiar, pero el más grave escollo estará en el encubrimiento de las deficiencias que disfrazan las mentiras.

La Revolución donde ha crecido tiene logros: científicos, deportivos, culturales y muchos mas. Pero que la incapacidad burocrática ha lastrado los caminos de la vida nacional, tampoco se puede negar.

Un ejemplo, uno sólo. Nadie olvida en Villa Clara el día de 1985, en que Fidel recorría el Circuito Norte, tras el paso del huracán Kate que devastó la provincia. Ese día, a bordo de su Mercedes, Fidel pidió tomar la Carretera Santo Domingo-Corralillo en afán de acortar el trayecto. Castro se llevó una sorpresa. La vía no existía y la reportaban como construida. Mentira burocrática colosal. Hoy ese tramo vial es un hecho agradecido a las grandes rectificaciones del gobierno central.

Probablemente, Cuba comienza ya a notar los signos de un gran renovador. Su desafío es mayor: demostrar que el país puede cambiar.

De él se sigue contando que es un hombre de calle, que habla con la gente y se detiene en sus vidas. Tal vez esa es la razón por la que Raúl Castro lo sentó en la vicepresidencia primera de Cuba, aunque ya tiene detractores que lo miran como un partidario mas del continuismo en la isla.

19 noviembre, 2017

CAIBARIÉN: LA ESCUELA DE MI INFANCIA CUBANA

LO QUE QUEDA Y LO QUE FUE 

LLEGÁBAMOS a la escuela como llegan todos los alumnos nuevos, tímidos y callados, pero llenos de muchas ilusiones.

Unos querían ser médicos, otros ingenieros, y los más ambiciosos pilotos o marineros. Todos queríamos ser algo grande en el mañana y cada día entrábamos en la escuela con unas ansias enormes por comernos el futuro. Viajar e irse a otra vida, era el deseo más anhelado en medio de las carencias que nos martillaban día a día —y lo sigue siendo hoy todavía—.

Ese niño soñador era yo, y lo fueron muchos otros de mi tiempo. A mi me gustaba más escribir; yo quería ser periodista y fui periodista. Y éste es mi recuerdo más antiguo de aquella tierna infancia en Caibarién.


Cada curso, mi primer día en las escuela era de ensueños como lo era para todos mis amigos nuevos. Llegábamos al primer día de las primarias José Martí o Francisco Ferrer, en el mismo corazón de puerto Arturo, y era un día de mucha alegría con la escuela pintada de blanco y un jardín florecido.
A la escuela nos llevaban los hermanos mayores, los padres o los abuelos. Muchos de ellos ahora están mejor emprendidos por la vida y otras ya están con Dios.

Llegábamos a clase con la bolsita de la merienda, y echábamos toda una mañana para complacencia de nuestros padres cuando estábamos en edad de aprender a estudiar, y cuando a duras penas podíamos sobrevivir.
Pero los padres ponían todas las esperanzas en nosotros. Y fueron precisamente esos años de infancia y adolescencia cuando sentíamos el incontrolable impulso de ser algo grande en la vida.

Mis padres habían atravesado años todavía menos felices, pero también pensaban que si los hijos salían con inteligencia, no podían ser pobres toda la vida. Esa visión de ellos fue lo que nos empujó a todos a luchar y salir adelante.
Por eso toda la generación de mi tiempo salía cada día a abrazar el porvenir. Y por eso leí siempre en mis padres el deseo irreprochable de hacer que cada hijo suyo fuera un hombre de futuro y jamás un ser inútil ante la vida.

La escuela de mi más tierna infancia es ahora un rincón en ruina.

Aquella escuelita «José Martí», en la calle de Falero, en Caibarién, una pequeña ciudad portuaria cubana que no llega a los 50 mil habitantes, a más de 300 kilómetros al este de La Habana, es ahora un muro de viejos recuerdos entre los restos húmedos de las paredes calcinadas por el tiempo y la corrosión costera de muchos años.

CAIBARIÉN


Caibarién llegó a ser uno de los principales puertos cubanos de la primera mitad del siglo XX, y desde mucho antes un pedazo de tierra maravillosa en la costa atlántica del país.
Hoy, sin embargo, cuando muchos hemos tomado el camino de la emigración, Caibarién asiste a una historia real de una ciudad que se deshace en ruinas sobre las que su gente aún baila, mientras se pudre y se derrumba.

En Caibarién, queda todo el recuerdo del tiempo que se nos fue. Los amigos, las maestras que nos educaron: «Beba» (preescolar), la decana María Justa Álvarez y las hermanas negritas Angélica y Dinora Caturla (1er. Grado), Georgina (2º), Gina (3º) y el temible Roberto (4º). Todos allí destacaron por sus virtudes y sus enterezas, y nos educaron.

Una calle emblemática, donde yo estiré el cuerpo y guardo gratos recuerdos de mis primeros amigos.
Nadie olvida en el entorno de la ya mítica escuela de la calle Falero –ahora presa de las ruinas– las casas de los Terol Perez, Caruca, Maritza y hmna, “Chicho” y familia, Carlos y Carlitos González Jr. y Caruquita; los hermanos Lenin y Pável Flores. Una calle que guarda la huella de una generación, por donde cada día se llenaba y se vaciaba la cuidad, hacia un extremo y otro, y donde ahora solo quedan nombres para recordarlos porque muchos están con Dios o se marcharon para siempre.

Esta es la más viva estampa del pueblo de mi niñez y juventud que yo no he olvidado jamás. 

http://atriopress.blogspot.com/2017/02/la-desolacion-de-mi-pueblo.html

13 noviembre, 2017

DANIEL TORRES: LA VOZ QUE ILUMINÓ EL LENGUAJE RADIOFÓNICO DE LOS 80 Y 90

Apostilla por un colega y amigo, el maestro Daniel Torres, aquel del cubanísimo ¡¡Buenas Noches Cuba!!🇨🇺


▪️El gran inversor de la “opción informativa más completa de la radio nacional”, ayer se fue para siempre en Miami, tras batallar contra un cáncer mortal, al que no pudo sobreponerse.

✍🏻Tenía poco más de 60 años. Su huella vital quedó impregnada en todos los que aprendimos con su excepcional manera de hacer la radio y conseguir arrimar a los receptores una audiencia millonaria que por toda Cuba le seguía tardes y noches enteras siempre que daban las 7:00 de la tarde en La Habana, y Daniel Torres lanzaba desde la legendaria Radio Rebelde su enardecido: 

«🎙¡¡Buenas noches Cuba!!  📡 En el aire ‘Exclusivo’ de Rebelde, el magazin sonoro de la tarde, la opción informativa más completa de la radio nacional. »

DANIEL llegaba a la redacción, se sentaba y aporreaba la máquina de escribir hasta que tenía el guión completo de la edición de su noticiario ‘Exclusivo’. Era la voz y la cabeza pensante de la hora noticiosa que llenaban cada día una batería de redactores, reporteros y corresponsales dispersos por todo el archipiélago.

Entre la búsqueda del clavo noticioso de la jornada y las más relevantes noticias de la actualidad nacional y extranjera, la voz pensante del vespertino que revolucionó la radio cubana, se mantenía impasible hasta que daban las 7:00 de la tarde y ‘Exclusivo’ dominaba la audiencia en todas las latitudes.

Cualquier boceto de su programa estrella era perfecto, de premio. Y fue en ‘Exclusivo’ donde yo comencé a sentir una admiración casi obsesiva por este hombre de radio que ayer abandonó la existencia en la diáspora, tal vez con un cúmulo de noticias exclusivas por contar todavía. 

En 1988, cuando yo pulía mis años primerizos en el periodismo provinciano desde Villa Clara, sufrí el desconcierto de haber sido expulsado de una reunión preparatoria de un Congreso de trabajadores cubanos. Impactado por el hecho, Daniel Torres me sacó al aire y convirtió en noticia aquella paradójica bofetada oficialista a la libertad de expresión: “¡Expulsado un periodista en Villa Clara!, lo que quizás sea el titular de la noche.” Y lo fue aquel día insospechado, en que yo comencé a admirar el calibre de profesional audaz que era Daniel Torres.

En mis años vitales en Radio Rebelde después —los espléndidos 90—, Daniel era ya la voz estrella consagrada de la opinión diaria desde su sonoro vespertino ‘Exclusivo’, pero, sobre todas las cosas, siempre primero periodista. 

En el estrecho espacio de la tarde, Daniel llegaba y hacía mil cosas a la vez. Comprobaba posiciones de la batería profesional de hacedores de la noticia que llenaban una hora completa de actualidades con un estilo radiofónico único en su franja horaria, dando la última hora entre las sorpresas de las crónicas recurrentes que se iban sucediendo en cualquier parte.

Daniel Torres hilvanaba parsimoniosamente la historia con la actualidad, siempre con sus punzantes y medulares comentarios del día a día en una Cuba polémica y un mundo en constante evolución. 

Por eso digo que Daniel iluminó el lenguaje radiofónico de su tiempo y llenó la crónica periodística de un ímpetu realista que nadie consiguió jamás. 

Así fue como sentó una época sin precedentes en el periodismo cubano cuando se embarcó en su proyecto más adorado: ¡Exclusivo!

Cuando nos acostumbramos a su estilo, fue casi inevitable que cada tarde, a las 7:00, oyentes y colegas, nos sentáramos a saborear su singular manera de hacer la radio y dar la noticia. Lo esperábamos ansiosos en todos los hogares cubanos antes de zambullirnos en las noches de la televisión. 

Así, con ese ímpetu del profesional perfecto, fue como llenó también su segmento ‘En Caliente’ de noticias internacionales en la "Revista de la Mañana" que hizo época en la Televisión Cubana.

Por sus pupilas, pasaban cada día cientos de noticias y textos de los más afanados colegas en aprender de sus formas y estilos. Para Daniel Torres, la concisión y el lenguaje directo eran imprescindibles para conseguir el gancho de la pegada en la radio. Por eso, no me importó nunca verle rebatir desde su sabiduría una nota imperfecta. El maestro lo hacía con el afán de hacerla mejor y hacerla exclusiva. 

Hoy, muchos de los que aprendimos en la gran escuela de su sabia junto a las viejas consolas de bobinas, nos enternece la noticia ingrata de su partida. 

A Daniel Torres, debemos mucho del aprendizaje del buen periodismo y, sobre todo, del excelente comunicador que fue hasta su muerte.

Guardo el mérito de haberme educado en el periodismo de primera línea que forjó la escuela que fue el noticiario ¡Exclusivo! a las ordenes de Daniel Torres. Lo recordaré toda la vida como el hombre que iluminó el lenguaje radiofónico en la Cuba de los 80 y 90 junto a otro extinto no menos conocido: el uruguayo Jorge Ibarra, forjadores de una generación que no les olvidará jamás.

¡¡Gracias, Daniel Torres, maestro, por todo lo que nos legaste!!

🎙LA GENERACIÓN DORADA

Daniel Torres estaba haciendo maravillas en el éter desde la radio de provincia, en La Habana. Fue el histórico directivo Juanito Hernández –ya fallecido–, el que se lo trajo a la radio nacional, y quien dio vía libre a su ambicioso proyecto de ‘Exclusivo’ que vio la luz en 1988. 


Los jóvenes Daniel Torres (izquierda) y Jorge Ibarra (derecha). Junto a Ibarra, Alberto De Pérez, estrellas de la generación dorada del boom de la radio cubana de los 80-90.

▪️Daniel Torres (a la izquierda) en los años del gran boom de la radio cubana. Foto cortesía de Félix Fernando Garrido de un momento de “Haciendo Radio”, espacio matinal del que Torres también fue cofundador junto al uruguayo Jorge Ibarra (a la derecha), alma y guía del gigante mañanero que agolpó una lista innumerable de nombres notables de aquella generación dorada. 

Garrido, otra voz estelar y colega de primera fila, ha dicho sobre Daniel: “Empezaba cada día una vida nueva. Así lo conocí con apenas 22 años, en el Noticiero Provincial de Radio de La Habana que sentó pautas en la forma casi cinematográfica de transmitir las noticias. Todos muy jóvenes y llenos de una permanente alegría por hacerlo todo cada día mejor. Luego me llamó para fundar el Exclusivo de Rebelde en julio de 1988, una idea suya que abrigó como siempre hacía... Así me he quedado todos estos años con esa imagen sonriente característica de Daniel. ‘Tu estilo, tu creatividad, tus ideas como hombre de Radio, como el comunicador completo se quedan con nosotros’.”

SU ÚLTIMA DÉCADA EN LA DIÁSPORA 


DANIEL TORRES: EL PODER DE LA PALABRA HABLADA 🎙

▪️Uno de los periodistas más prolíficos de la radio cubana que se hacía en los 80 y 90, sucumbió ayer en Miami, Florida, donde se había radicado hace más de una década. Siendo ya un sexagenario con unos deseos inmensos por seguir viviendo, Daniel Torres no pudo más y se le detuvo el corazón ayer. Junto a otro emblemático de los 80 –el extinto uruguayo Jorge Ibarra– Daniel Torres fue un ejemplo de lucidez y ética profesional siempre que se ponía delante del micrófono.

Lo voy a recordar en un testimonio vivo que nos trasladará a los años de su estelar noticiario Exclusivo que cada tarde tenía en vilo a todo un país. 

Durante su convivencia en Florida, Estados Unidos, no cejó en su ejercicio profesional, y dirigió y presentó con igual brillantez el programa En Contacto –en este enlace–, que pasó por varios cadenas de televisión en Miami. Las últimas emisiones las realizó MegaTV.

En cualquier parte, Daniel Torres era un maestro en el arte de comunicar y hacer el periodismo sin hojarascas ni textos floripondios. (Jesús Díaz Loyola) 

https://youtu.be/Th9UY8Lj3w4

22 octubre, 2017

MÉXICO: RELATO DE UNA TRAGEDIA


🇮🇹MÉXICO: RELATO DE UNA TRAGEDIA 
▪️La impactante cronología del terremoto de 7,1 en México
"Este proyecto audiovisual es una narrativa que recopila noticias de los medios de comunicación de manera cronológica del sismo de 7,1 que sacudió México el 19 de Septiembre de 2017. Fue producido sin afán de lucro y con el objetivo de informar y presentar los hechos".
Documental producido por el cineasta mexicano Guillermo L. Vázquez y difundido por la red social Vimeo.


18 octubre, 2017

FLORES CHAVIANO EN LA CIMA: PREMIO EN COMPOSICIÓN DE LA CINTAS FOUNDATION EEUU

Un cubano-español gloria de la música 


EL MAESTRO FLORES CHAVIANO JIMENEZ, PREMIO EN COMPOSICIÓN 2017/18 POR LA CINTAS FOUNDATION EEUU

▪️La música de Chaviano será interpretada por la Miami Sinfony Orchestra, en el New Music Miami Festival, en la primavera de 2018.


◼️El maestro cubano-español de la guitarra, compositor y director de orquesta,Flores Chaviano Jimenezez, ha sido seleccionado como ganador del Premio de Composición 2017/2018 por la Cintas Foundation de EEUU, en su 55 edición. 

La música de Flores Chaviano será interpretada por la Miami Sinfony Orchestra, y así participará en el New Music Miami Festival en la primavera de 2018.

Flores Chaviano Jimenez (Caibarién, Cuba, 1946) que reside en España desde 1981, es una de las grandes figuras de la guitarra contemporánea. Tanto como intérprete como compositor, sus trabajos artísticos han sido muy reconocidos por la crítica especializada y hoy en día está considerado uno de los más importantes creadores cubanos y de España.

Flores Chaviano posee una prolífera carrera como guitarrista en la que se sitúa como intérprete de la música de tendencia contemporánea avalada por sus presentaciones tanto como solista y acompañado con orquesta sinfónica. 

Ha ofrecido numerosos recitales en Cuba y por países de Asia, Europa y América. Entre los escenarios de sus presentaciones más destacadas están la Sociedad Chopin de Varsovia, el Lincoln Center de la ciudad de Nueva York, el Kennedy Center de Washington, el Teatro Real de Madrid, Círculo de Bellas Artes y Auditorio Nacional de Música también de Madrid, y el Teatro de Bellas Artes de México. 

Ha participado en los Festivales internacionales de guitarra de Granada, Alicante y Navarra, España, así como en el Encuentro de Guitarristas de América Latina y el Caribe realizado en La Habana. Ha sido acompañado por las orquestas cubanas de Santiago de Cuba, Matanzas y la Sinfónica Nacional, también ha realizado conciertos con la Orquesta Sinfónica Nacional de México y las Orquestas Sinfónicas New World Simphony, la de Miami y de la Academia de Música de Gdansk de Polonia.

El amplio catálogo de composiciones registrado por este autor abarca varios géneros de la creación, desde obras para diversos conjuntos instrumentales, música para coro, ballet, orquesta sinfónica y propiamente para guitarra sola o en diferentes formatos. 

Su música ha tenido exitosos estrenos a las órdenes de prestigiosas agrupaciones de cámara y sinfónicas, como la Orquesta Sinfónica Nacional de México D. F., la Academia de Gdansk de Polonia, la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA), la Orquesta y Coros de la Comunidad de Madrid, la Orquesta Sinfónica de Granada, la Orquesta Clásica de Madrid, la Filarmónica de Montevideo (Uruguay), la Orquesta Simón Bolívar de Caracas (Venezuela), la Orquesta Sinfónica del Salvador, la Orquesta Sinfónica de Matanzas (Cuba), Orquesta de Cámara del Nalón (Asturias, España), el Mutare Ensemble de Francfort, el Cuarteto Latinoamericano de México, el Quinteto de la Komiche Opera de Berlín, el Ensemble 21 de Nueva York, el Cuarteto de Percusiones de la Florida International University, el Cuarteto Entrequatre de Asturias, el Coro de la Fundación Príncipe de Asturias, Grupo Círculo y muchas más. 

Las obras de Flores Chaviano han sido interpretadas en escenarios de casi todo el mundo y su música se encuentra entre las más valoradas del repertorio guitarrístico de la actualidad.

🎶FORMACIÓN Y TRAYECTORIA🎼


Con una larga y fecunda trayectoria como compositor, guitarrista, pedagogo y director, Flores Chaviano Jiménez es uno de los músicos cubanos que mayor representatividad y prestigio tiene en el panorama musical contemporáneo español. 

Flores Chaviano que nació el 10 de diciembre de 1946 en la norteña ciudad portuaria de Caibarién, comenzó allí su andadura musical de la mano del maestro Pedro Julio del Valle. En La Habana, consumó su formación junto al maestro Isaac Nicola, fundador de la actual Escuela Cubana de Guitarra. 

Realizó estudios en la Escuela Nacional de Arte y en el Instituto Superior de Arte, de La Habana. En 1974 ganó el premio de guitarra de la Unión Nacional de Escritores Artistas de Cuba ( UNEAC). Estudió composición con José Ardévol, compositor catalán afincado en Cuba.

Tras su llegada a Madrid en 1981, estudió en el Real Conservatorio Superior de Música con el profesor Demetrio Ballesteros.

Flores Chaviano ha realizado una importante labor como director musical y fundador de diferentes agrupaciones instrumentales y vocales como el Ensemble de Segovia, el grupo Sonido Trece, el Cuarteto Fin de Siglo, la agrupación Trova Lírica Cubana de Madrid y la formación Capilla Musical Esteban Salas, 

Es fundador del Festival Andrés Segovia In Memoriam auspiciado por la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE) y organizador del Festival Internacional de Guitarra de Ponferrada, España.

Además de su trayectoria artística, Flores Chaviano ha desarrollado una importante labor en el campo de la enseñanza musical en la que ofrece a sus estudiantes junto al repertorio tradicional, el conocimiento de un amplio espectro de la música de nuestro tiempo. 

Chaviano ha destacado siempre su imprescindible labor como profesor en el aprendizaje de la música y considera de vital importancia la educación de sus alumnos en la escucha e interpretación de la música contemporánea. 

Entre sus más recientes creaciones está "La ciudad de los sueños", que Chaviano define como "un canto a las ciudades que todos llevamos dentro". 

Con Flores Chaviano me unen fuertes lazos, porque además de cultivar una sólida amistad, los dos nacimos en el mismo pueblo cubano, ese rincón maravilloso junto al mar que es Caibarién. 

Es noticia el maestro Flores Chaviano, que añade un lauro más a su fecunda carrera: el Premio de Composición 2017/2018 por la Cintas Foundation de EEUU, en su 55 edición. 


🎶SU MÚSICA EN YOUTUBE 

Una gloria cubano-española que también tiene en alto su homenaje permanente a los mineros asturianos con su obra NiFe recordando el año trágico de 1995 en que murieron 33 mineros en esa región española.

▪️Escuche NIFE de Flores Chaviano

▪️Réquiem a un sonero, también de Chaviano en dedicación a sus raíces musicales cubanas.


15 octubre, 2017

Juan Carlos Roque García: El caballero andante de la radio


¿Dónde están? ¿Qué han hecho?
¿Qué están haciendo?
¿Hacia dónde van? 

Fueron figuras vitales en el mundo mediático y en la cultura cubana, unos con un camino de pro, otros en contra, pero siguen siendo ellos, puntales de la vocación para la que nacieron. AtrioPress sigue la serie de perfiles sobre los nombres cubanos que marcaron la intelectualidad de una época y no cejan en su ejercicio. 

La radio en su vida es como una casa ambulante. La lleva a cuestas a cualquier parte. Se pasa la vida cruzando el Atlántico y moviéndose por el mundo, rastreando cada imagen que se pierde en el ocaso de sus destinos. Con su mejor arma, el arte de hacer la radio, cada día nos regala una nueva historia de la vida en los más recónditos parajes que alcanza con su osadía de viajero incansable.

Juan Carlos Roque García, una voz que hizo época en Cuba y también desde la desaparecida Radio Nederland de Holanda, atesora ya casi 30 años de desandar por las ondas. Esta es la crónica escueta de su vida.

El caballero andante de la radio

Nunca me fui

Juan Carlos es noticia estos días por su nuevo libro -el tercero en menos de dos años- “Nunca me fui” (Círculo Rojo, 2017) Un testimonio autobiográfico, con la radio como trasfondo y una sugerente portada que ilustra el humorista, también cubano Angel Boligán.
Nunca me fui aborda la vida, encuentros, relaciones y sueños de Juan Carlos Roque. Es su visión apasionada de la radio y un enfoque personal de la migración, sus ventajas y sacrificios. Una alegoría de la nostalgia nacida en la distancia y la separación. El libro ya se vende en Amazon de Estados Unidos, Francia, España, Italia, Inglaterra y Japón, entre otros países.

▪️La mas reciente criatura de Roque García está al alcance de la mano en este enlace: 

https://www.amazon.com/dp/8491756892

SU VIDA EN UN REPASO

Jesús Díaz Loyola

AtrioPress

La constancia le ha dado la virtud de un hombre íntegro de radio, y hoy por hoy es un auténtico caballero andante de la radio por el mundo.

Se llama Juan Carlos Roque García, y lo encuentras en http://www.haciendoradio.blospot.com/.com/

En la desaparecida Radio Nederland dejó su huella como antes hizo en Radio Rebelde de La Habana, pero su propuesta en la red sugiere e invita: El arte de hacer radio.

Y es que la radio y Juan Carlos son como un niño que crece cada día en el común empeño de reconstruir historias. Muchas están colgadas en su blog. La pasión de su vida es ya un legado a la historia desde las ondas a juzgar por las cosas que cuenta y descubre cada vez, lo mismo en Norte, Centro y Sudamérica que en la lejana Europa.

El triunfo de su arte no es ni más ni menos que la constancia que aprendió en La Habana de la cincuentenaria Radio Rebelde. Allí se forjó, y no por poco Juan Carlos dejó su impronta durante siete años bien valederos.

De allí recuerdo al colega Juan, fogueándose entre los ases de la voz y del sonido que le impregnaron el don primero. Tres nombres, sólo tres: Jorge Ibarra, Daniel Torres e Ismael Rensoly.

Con ellos tomó sombra y estatura, y juntos sentaron cátedra en las innumerables emisiones de Haciendo Radio, Hablando Claro, Noticiero Nacional y Exclusivo.

Aquella tropa se dispersó, muchos como Ibarra, Nancy Aymé o José Arteaga, ya están con Dios. Otros, como Juan Carlos, andarán desperdigados por el mundo, pero expandiendo como los ángeles la buena nueva que siempre trae la radio, cada día, cada hora, minuto a minuto sobre las ondas del éter.

Fue en ese medio y en ese ambiente que Roque aprendió a dejar de vivir de la radio para consagrarse a ella. Con el paso del tiempo, ya en los noventa, no tardó en ser gloria y figura en la radio holandesa que le cambió el camino.

Entre los avatares de su día a día, siempre le queda tiempo para replantearse algo nuevo en su blog (El arte de hacer radio) y mantener el liderazgo de un radiofonista consagrado.

Generalmente, en las noches europeas, cuando Juan se ha bajado de su fecundo día, sin importarle el cansancio, es por excelencia el hacedor nocturno de la radio en la red hasta que se va del aire con el silencio sepulcral de la madrugada.

En esa franja horaria, la de la noche, Roque García desde su alcoba holandesa, es un líder indiscutible en la red, domina el ciberespacio, porque es cuando más internautas visitan su blog radio: http://www.haciendoradio.blogspot.com/

El arte con que este comunicador de la palabra hablada salido de Cuba hace la radio, a cualquier hora y en cualquier parte, justifica la razón para que muchos le veamos como un integro hombre de radio con el micrófono siempre en mano, en busca de alguna historia en cualquier rincón del planeta.

Perfil

La pasión de este hombre nació en 1976, en el habanero San Antonio de los Baños (Cuba)

Allí le brotó el delirio por la devoción desenfrenada hacia la realización de los radiodocumentales que en su punto de escucha son un retrato de la realidad de este mundo.

Es graduado de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana.

Periodista en las ondas por los cuatro costados: La huella de sus realizaciones están dispersas por las radios de toda la isla, desde Radio Cadena Habana hasta la Rebelde que le dio estatura.

"Siempre la radio"

Desde 1995 estuvo destinado en Radio Nederland hasta que la emisora mundial de Holanda cerró hace unos años. Pero allí dejó otra huella y estableció una identidad propia en la producción del programa multicultural "Voces". Juan Carlos los conserva todos para la posteridad.

¿Por qué la radio y esa devoción siempre de caballero andante de las ondas por el mundo?

—El carácter insular de Cuba. El hecho de que uno siempre quiere ir más allende los mares, conocer, recabar información y contrastarla… te lleva, en el caso de un cubano, a sintonizar radios de otros países. Y así, un día, buscando en el dial, encontré Radio Praga, otra experiencia en mi vida. Y me llamó la atención el hecho de que tuviera programas que además de informarte también te daban la posibilidad de recorrer Praga. Me fui a Praga y por eso así nació ese estilo de comunicador viajero que ahora también vuelca en colaboraciones habituales con Radio Francia Internacional. 

Hoy las crónicas sonoras me dan la percepción del mundo en que vivimos, desde los pueblos más recónditos hasta las grandes ciudades, sus culturas, su gente y, sobre todo, su amor por el bien. Todo eso me llama también la atención en cualquier parte y, por supuesto, que terminas convirtiéndote en un asiduo oyente de esas aventuras a través de la radio. Por eso ando y desando en busca de historias. Y no me canso.

Ahora escribe parsimoniosamente en libros testimonios, el monumental tesoro de sus historias guardadas toda una vida. Lo hizo primero en “Cuando Cuba puso a bailar al mundo”. El pasado año nos regaló “Cartas de una madre”. Y ahora sorprende con “Nunca me fui”, la historia mejor guardada de su gran pasión: la radio.

Durante una sesión junto al colega en la desaparecida Radio Nederland, en 2011

14 octubre, 2017

Los nombres de mi infancia en Caibarién, rincón porteño

LAS ANDADURAS POR PUERTO ARTURO Y LOS CUENTOS DE "MONGO PEPE" 

                                   «A mi padre José, que llevó siempre mi mano de su mano por cada rincón de mi pueblo y me llenó de amor la memoria.» 

CUANDO yo vivía en Padre Varela, una de las calles por donde cada día se llenaba y se vaciaba el centro de Caibarién, mi pueblo cubano, marinero y pescador, el primer amigo que tuve delante fue "Pitirringa", y con él me fui directo a las andaduras callejeras cuando todavía éramos unos imberbes por la vida.

Había llegado allí de la mano de mi abuela Leonor, después de vivir en tres o cuatro casas más, porque esa fue una obsesión casi compulsiva de mis padres de ir cambiándose de casa cada dos por tres. Pero para mí nunca hubo mayor identidad que aquella convivencia idílica en el mismo corazón de Puerto Arturo.

Cuando ya "El Piti" era el carismático personaje de la sonrisa pícara que a cualquier hora se plantaba delante de una chica del pueblo, y ligaba, entonces me dijo con el afecto de sus mejores días:

—Serás mi amigo.

Detrás de Israel Obregón Moya, el eterno "Pitirringa" de Caibarién, apareció José Comas y una lista interminable de nombres: Vicentico Balbín (DEP) Juan Antonio Hernández y su hermano Jorge "Tiburón", que también se fue, Angel Luis Alvarez "El Indio" y Juan Carlos Dominguez, y así se fue sumando una generación entera que recorríamos palmo a palmo cada pulgada de tierra de aquel pueblo, impregnados de la esencial ilusión por vivir mejor. 

Cuando no íbamos al cine o al cabaret con la novia, nos reuníamos en el parque o en algún rincón de la ciudad otro piquete del pueblo. Entonces aparecían nombres como Remberto Delgado "El Meme", Albertico Parrado "Muñeco", Ramon Fundora Galan "Mongui", Ibrahim "El Crazy",  Juan Carlos Rojas Castro "El Peje" y un inolvidable: "Orlandito" Garciga Castex, que siempre llegaba con su música y su alegría. 
Sobre estas líneas, el parque de nuestra infancia y al fondo la cúpula de la Iglesia que señaliza el centro neurálgico de la ciudad portuaria. 

Cuando nos encontrábamos, ninguno se quería ir. Bebíamos toda la noche y amanecíamos dando voces por las calles de aquel rincón porteño con el sueño añorado de largarnos algún día. Un negro singular, Luis Tomás, estaba siempre en el centro de las juergas con su graciejo particular moviéndose sabroso. 

A pesar de tanta vida lúgubre que nos rodeaba, cada uno de mis amigos albergaba una gracia particular tras de sí. 
Cuando empezamos las andaduras por la villa, ninguno teníamos más de 10 años. Conservábamos todavía la ternura infantil de los años más inocentes y se nos pasaban los días con aquella aureola de belleza que emulaba con los retratos de las fiestas de las chicas de 15. Cada vez que quedábamos con la atracción inusitada por comernos la noche cangrejera a cualquier precio, nos decíamos:

—¿Nos vemos esta noche?
Jesús Díaz Loyola en la actualidad, paseando por Caibarién. 

Y nos quedábamos la noche entera en el silencio mudo de la ciudad acariciando parsimoniosamente la ilusión de emigrar un día. Muchos lo conseguimos con el tiempo, sin importarnos el precio del riesgo y del sentimiento familiar que rompíamos. 

En los fines de semana hacíamos lo que hacían todos los jóvenes de mi tiempo: íbamos a las matinées de la playa y el Malecón, después nos rifábamos la entrada al  cabaret Villa Blanca y acabábamos las noches en el parque, que a veces se volvía una persecución implacable sobre todos los que queríamos ir a la moda heavy cuando llevar el pelo largo y escuchar a la música prohibida de The Beatles o The Rolling Stones, era un pecado capital.    

En las mañanas de Caibarién, que está a más de 400 kilómetros de La Habana, yo prefería perderme en la biblioteca municipal, en la librería Medina o en el Kiosko de periódicos del parque, sitios adonde iba casi todos los días a conversar con otros amigos más puestos en la cultura de los libros. Allí siempre estaban Carlitos González y los hermanos Lenin y Pavel Flores, unos obsesionados por la historia de aquel pueblo y todo su pasado, y allí también nació mi temprana pasión por escribir.  

Confieso que el recuerdo más tierno que guardo de mi infancia fue el de la casa frente al Cuartel de la Marina, cuando nos dejábamos las primeras disputas tras las muchachas del pueblo.

Frente a "La Marina" vivían muchas familias numerosas como la de Cirilo con su hija Olguita, que era la más pretendida cuando salía a la calle con su cabello largo y negro hasta la cintura. De ella se podía decir “Es la mujer más hermosa que he visto nunca”. En la esquina junto a la vía férrea, vivía José "Pepe" Turó y toda la familia numerosa que formó. Al doblar, al borde de los raíles, se  hicieron inmortales las "hierroviejo" y "las bolitas". Las "bolitas" fueron célebres por la anécdota que todavía se cuenta de su madre sin cabeza. Dicen que un día se oyeron gritos ensordecedores en todo el barrio. Había sido decapitada a machete por intrusismos emocionales la mayor de las "bolitas". 

—Dile a tu madre que me deje tranquilo, estuvo pregonando días antes un negro robusto y maldito que se había emparejado con una de las bolitas.

El día que la decapitó, entró a la casa con una cara de mil de demonios y los ojos encendidos. Y pasó lo que pasó.

Esa y muchas anécdotas se las oí contar en las noches de luna llena sobre la hamaca de su portal, al viejo "Mongo" Pepe que vivía frente a frente de la misma langostera. Mi padre siempre decía: «Una cosa tan horrible solo sucede en Caibarién». 
Como horrible fue también el tiro mortal que una mañana ingrata le dieron involuntariamente a "Carioquita" en los almacenes de víveres que cuidaba en el mismo litoral, y por donde muchas veces merodeaba Oscarito "patomacho" con sus juegos de personaje distraído. El disparo certero se lo asestó el sereno que lo relevó para siempre ese día. Sus hijos vivieron días de ingrata locura. 

En Caibarién todo el mundo atesora una historia, y son más conocidas sus gentes por sus apodos que por sus nombres, como las "tiburonas" que fueron célebres en Puerto Arturo, o los "pateplancha" y "Tranquilino" y Jesús "Pájaro Loco". 

Cuando yo llegué a Padre Varela, ya la calle era célebre por haber engendrado allí al escritor costumbrista Emilio Comas Paret, a sus hijas Marlene y Lourdes Comas, y a otros personajes no menos conocidos del pueblo: Victor Manuel De la Rosa, un hombre siempre agradecido, y más al centro a la personalidad incombustible de los doctores Virgilio Hernández López y René Pocurull, que todavía vivían el esplendor de sus emblemáticas casas consultas. Todo el mundo quería ir a la consulta del doctor Pocurull antes que someterse a la mano prohibida de Lacao, más famosa por sus rollos pasionales que por sus cualidades como excelente dentista. 

Era un desandar de arriba a abajo la calle del Padre Varela hasta llegar a la misma casa de los Martinez Illa herederos de Martinez Otero y acabar en la mismísima esquina de María Escobar, donde tienen su casa todavía los Alvarez de la radio. 

"Pitirringa" era ya un nombre célebre en todo Puerto Arturo; y Chelo, la madre de José Comas, la costurera auténtica de la que todos querían un pantalón vaquero. Así éramos, y éste es mi recuerdo más claro de aquella tierna infancia. 

Me he acordado mucho de esta foto toda la vida. Sabrán  quienes son, por supuesto. Al centro está Israel Obregón Moya, el mismísimo "Pitirringa", a la derecha José Comas, el más pequeño, pero que robaba todas las miradas con su cabello fino y negro como azabache. Y por la izquierda, no podía ser otro que yo. 

Éramos muy niños . No llegábamos a 10 años. Israelito "Piti", era el hijo de Israel "Pitirringa" el panadero y José Comas, uno de los dos hijos que dio Chelo, la costurera que nos hizo esos juegos de vaqueros a cada uno. Los dos vivían a la altura de Alonso cuando yo acababa de aterrizar en Padre Varela, después de muchos años viviendo frente al Cuartel de la Marina.

El primer día en que me vio, "Pitirringa" se me plantó de frente, y con la picardía de sus días mejores, me dijo: 

—Serás mi amigo. 

Y lo fuimos por mucho tiempo hasta que yo abandoné el pueblo, del que solo las mujeres de entonces podrán contar ahora porque siempre decíamos que el amor y Caibarién es lo mejor que se ha inventado.




       — • Israel Obregón Moya • —

Postdata 
He contado sus anécdotas y las mías, 40 años después, y ha sido como estar con  él.

Lo que yo ni muchos tal vez conocíamos, es que "El Piti" ya había muerto, hasta que hoy me lo contó Gladita, la prima más íntima: «Hace cuatro años que Israel murió, y su hermano Jorge, también.»

Murió "Pitirringa" y, poco a poco, toda su familia cuando la vida les fue dando el golpe ingrato a la existencia. 

Hoy imaginé al "Piti" con la cabeza apoyada en sus manos sobre una mesa como en los años de fiestas felices a orillas del mar, oyendo el suave batir del agua sobre la costa y su acento entrecortado. Le escuchaba hasta la respiración diáfana de los veinte años cuando bebíamos como unos condenados y después dormíamos como ángeles. 

—Vámonos a casa. —me decía cuando ya no podía más. 

Tal vez en sus últimas fiestas 40 años después —cuando yo no estaba en Caibarién—, Israelito no sabía que su salud se resentía.

Ya no eran los años mozos de secundaria en que soñábamos  con sirenas. No sé qué soñaba 'El Piti' el día ingrato que se lo llevó, pero seguramente no habría podido dormir tan tranquilo si hubiera sabido que días después acabaría su existencia de hombre bueno en Caibarién.

Para Israelito "Pitirringa", aquellos encuentros de juventud serían los  últimos que celebraríamos, porque jamás lo volví a ver y hace cuatro años el efecto fulminante del alcohol acabó con su vida cuando no tenía 50 años todavía. Hoy le estarán llorando en las dos orillas.

Esta entrada de ahora, deja de ser semblanza para convertirse en homenaje póstumo a "Pitirringa" y otros que ya no están.

A todos, les voy a seguir recordando en sus años más adorables como lo harán también en Florida, como lo estarán haciendo en Caibarién. 

Un abrazo, 'Piti', amigo, allí donde estés. Hoy he estado contigo como lo hacíamos ayer. 
DEP ➕
              _____________
Un chapín, embarcación rústica a bordo de la cual crecimos en Caibarién, la Villa Blanca de Cuba.

La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog