14 noviembre, 2008

Homenaje: Paul Newman

Mito y leyenda
Cautivó multitudes, generaciones y sigue tan latiente. El cáncer nos lo arrebató cuando más le idolatraban: Paul Newman, una leyenda del Hollywood dorado se fue para siempre y pasará a la historia como una de las muertes más indeseadas de 2008.

Actores de élite como Robert Redford, Meryl Streep, Julia Roberts, George Clooney y Kevin Spacey, así como la diva italiana Gina Lollobrigida, entre muchos otros, le han llorado.

"Hay momentos en los cuales los sentimientos no pueden traducirse en palabras", ha dicho un septuagenario y amigo de Newman, Robert Redford: "He perdido a un verdadero amigo".

Redford y Newman protagonizaron juntos míticas películas como El Golpe o Dos hombres y un destino.
Newman es de los grandes que nos ha dejado este 2008. Un día fatídio de septiembre pasado, el 27, se fue con 83 años víctima de un cáncer de pulmón.

"Paul aprovechó lo que la vida tenía que ofrecerle, y mientras él mismo rehusaba reconocer que estaba haciendo algo especial, en realidad estaba cambiando las vidas de muchos, gracias a su generosidad, humor y humanidad. Su legado vive a través de la caridad que ha demostrado", ha suscrito la Fundación Newman's Own haciendo honor a esta gloria y figura del celuloide.

Había nacido el 26 de enero 1925, y se convirtió en uno de los grandes mitos de la historia del cine, estaba retirado desde 2002, tras el rodaje de Camino a la perdición, donde compartió escenas con Tom Hanks, a las ordenes de Sam Mendes.

Los orígenes de Newman se remontan a Shaker Heights, Ohio, donde nació en el seno de una familia de madre húngara y padre judío-alemán. Estudió Economía en el Kenyon College de Ohio y durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como marino en la Armada. Después de la contienda fue que se consagró al Arte Dramático.

Aunque su debut cinematográfico tuvo lugar en 1954 en El cáliz de plata, de Victor Saville, su primer gran éxito en el llegó de la mano del realizador Robert Wise, que le dio el papel principal de Marcado por el odio (1956) en donde encarnó al boxeador Rocky Graziano.

A partir de ahí, su carrera fue consolidándose con títulos como El zurdo (1958), de Arthur Penn, en el que representaba al legendario pistolero del Oeste, "Billy el Niño". En esa fecha consiguió otra de sus mejores interpretaciones en La gata sobre el tejado de zinc (1958), de Richard Brooks, una adaptación de la obra de Tennesse Williams en la que compartió cartel con Elisabeth Taylor.

Aquel año rodó El largo y cálido verano junto a Joan Woodward, en quien Newman descubrió su otra pasión. A partir de ahi Woodward sería la mujer que le acompañara durante 50 años. Newman estuvo casado primeramente con Jacky Witte, que es la madre de sus hijos Scott, Susan y Stephany.

Paul Newman trabajó a las órdenes de grandes directores como Alfred Hitchcock (Cortina rasgada, 1966), George Roy Hill (Dos hombres y un destino, 1969) junto a Robert Redford; John Huston (El hombre de Mackintosh, 1973), John Guillermin (El coloso en llamas, 1974), Robert Altman (Buffalo Bill y los indios, 1976) o James Ivory (Esperando a Mr. Bridge, 1990).

Curtido en su tránsito por los escenarios, Newman guarda el mérito de haberse codeado con figuras de su tiempo como, Steve McQueen, James Dean, Geraldine Page o Marlon Brando. Broadway recordará siempre su gran debut en 1953 con la obra 'Picnic', de William Inge.

Los Óscar de una vida

Nos lega una carrera coronada de premios: el principal, un Oscar Honorífico en 1985, otro al mejor actor por El color del dinero, en 1986 y el Premio Humanitario Jean Hersholt, también de la Academia de Hollywood, en 1993. Fue candidato a la estatuilla dorada en múltiples ocasiones y colgó a su maestría cuatro Globos de Oro.

Como ha dicho su amigo Redford: "Hay momentos en los cuales los sentimientos no pueden traducirse en palabras". Paul Newman es de esas almas del celuloide que no se debieron ir nunca.
Vea el video "Los ojos de Hollywood" aquí: http://videos.orange.es/video/iLyROoafYW9P.html

13 noviembre, 2008

Eran enfermos psíquicos en un hospital de Buenos Aires

A estos señores de más abajo los llaman locos y su locura es la pasión desmesurada que sienten por hacer la radio. Entonces, locos sean. Los retomamos en Atrio Press, porque nos ha alegrado el reciente premio al documental 'LT22 Radio La Colifata' en el Festival internacional de Cine documental de Guía de Isora, Tenerife, Islas Canarias.
'LT22 Radio La Colifata', es el testimonio vivo del proyecto radiofónico que llevan los internos del hospital psiquiátrico J.T. Borda de Argentina. Por si a alguien le queda duda, esta es la vida real de Radio La Colifata, donde solo intervienen pacientes psiquiátricos. ¡ENHORABUENA, COLEGAS DEL BUEN HACER RADIOFÓNICO!

Aprendieron a hacer la radio, y la radio los reintegró en la sociedad

Ahora son gente hacedora de radio, y de la buena radio. Reproducimos íntegro el reportaje de ADN. La foto fue tomada de la web de estos locos maravillosos. Visítela: http://www.manuchao.net/news/ovacion-en-espana-para-lt-22-r/index.php

LOCOS POR LA RADIO

Cada sábado por la tarde, desde hace 17 años, emiten su programa de radio desde el patio del hospital psiquiátrico Borda de Buenos Aires. Son los colifatos, el alma de Radio Colifata.

Tienen en común, no sólo que son o han sido pacientes del hospital neuropsiquiátrico José Tiburcio Borda de Buenos Aires, sino también sus ganas de contar cosas, su anhelo de comunicarse con el resto de la sociedad, y su optimismo y vitalidad.

Son los locutores, reporteros y corresponsales de Radio La Colifata, que se autodenominan colifatos y, con la ayuda de varios profesionales del mundo de la psicología y la comunicación, emiten cada sábado su programa desde el patio del hospital.

Un revolucionario con sentido del humor Hugo López dice que está en tratamiento “en el manicomio de afuera, donde mucha gente se cree cuerda y en realidad no lo es”. Estuvo sólo un año internado en el Borda pero lleva cuatro colaborando en La Colifata,con su propio espacio que se hace llamar La Fogonera.

Risueño y optimista, siempre tiene una palabra de ánimo hacia los demás. Su filosofía es hacerle ver al mundo que debe cambiar,que debe gobernar la inteligencia frente a la corrupción. Y para ello utiliza la palabra creativa, el humor y la canción. En su sección, durante 15 ó 20 minutos, Hugo invita al oyente a imaginar la vida de Don Lisandro Ponce, un campesino muy pobre del que cuenta historias en clave de humor.

“Uno de los más vejotes de los colifatos ”, como él se denomina,también prepara comidas imaginarias. El experto en tecnología La hiperactividad y la buena memoria son los rasgos más característicos de Eduardo Codina.

Entre sus compañeros es conocido como “el pequeño genio de la tecnología ”ya que es un apasionado del mundo tecnológico y presume de llevar el control de los correos electrónicos que reciben y que él mismo contesta en su sección Acuse de recibo.“Si necesitan darle a la tecla, llámenme a mí ”,proclama.

Tras poco más de un año internado,ya fuera del Borda, Eduardo vive ahora con Julio,otro de los
colifatos, una experiencia que le está ayudando a sentirse más útil. Y es que, su historia
cuenta que vivió 16 años en la calle con su madre Estela que murió hace un año. Una vida de pobreza que le marcó y que ha podido superar gracias a La Colifata, donde lleva 8 años.

Una bailarina con duende con el sobrenombre de Claudia Alejandra, María es la artista de la emisora. De padre judío y madre granadina, sabe bailar desde una sardana hasta una jota. Y es que en su juventud, junto con su hermano, actuó en escenarios de todo el mundo, con artistas
como Joan Manuel Serrat, a quien admira mucho.

Hoy transmite esa alegría y esperanza de cambiar el mundo a través de su sonrisa, sus palabras y su canto a la vida. Hoy sigue ingresada en el Hospital de Mujeres El Moyano donde realiza su propia corresponsalía de mujeres, que luego relata en su programa La Señora Claudia Alejandra y sus reflexiones.Reza para no morir sin conocer Granada.

El más veterano tras más de 25 años internado en el Borda afectado por la guerra de las Malvinas, Miguel Ángel Boezzio consiguió salir y ahora trata de ayudar a todos los que todavía
siguen ingresados.

Es el más veterano en Radio La Colifata, por lo que ha conseguido varios privilegios como el de ser el conductor del programa así como haber obtenido un carné de prensa que lo acredita para cualquier tipo de evento deportivo o periodístico. Lleva el mundo del periodismo en la sangre y dice que no se prepara nada para el directo,sino que improvisa y reconoce que no se le da nada mal.

El analista de investigación Cristian se define a sí mismo: “tengo un carácter positivista y transformo la cruda realidad en un programa que se llama Sociedad latinoamericana, debate parlamentario ”. Este ex paciente se encuentra en pleno proceso de reinserción social, familiar y laboral y quiere ser abogado.Además,se esfuerza por conseguir que en la universidad popular Madres del 2 de mayo se cree l a carrera de Analista de investigación “con
trascendencia a nivel internacional ”.

Hay un libro titulado también “Locos por la radio” que tiene que ver con esa radio divina que saben hacer los argentinos. Es un repaso a los años de un medio, una historia social de la radiofonía en la Argentina, que va desde 1923 hasta 1947, magistralmente escrito por la socióloga Andréa Matallana. Está en las colecciones de la Editorial Prometéo.

Por lo pronto nos quedamos con la lección que nos dan la gente loca de la radio en el hospital Borda de Buenos Aires. Mírelos y escuchelos aquí: http://www.manuchao.net/news/ovacion-en-espana-para-lt-22-r/index.php

10 noviembre, 2008

Artes Circenses


Ha nacido un mago:

Dany Magical

Sergio Gómez
Informativo Leganés

El chaval se plantó ante nosotros con una caja de zapatos. Ocurrió durante una calurosa noche del mes de julio, mientras estábamos sentados en una de las plazas de nuestra ciudad.

A la espera de ver lo que el soporífero verano nos deparaba. Entonces, como les decía, llegó este chaval con su caja de cartón, se situó frente a nosotros y, tras extraer una baraja de ella, comenzó a mostrarnos sus sorprendentes habilidades.

Se trataba de un aprendiz de mago, como enseguida pudimos comprobar. Y estaba dispuesto a encandilar a su improvisado público con todos los trucos que, tras decenas de horas invertidas en contemplar vídeos de magia colgados en Internet -esto lo sé a ciencia cierta- y de sacrificadas sesiones de ensayo -esto sólo lo puedo suponer-, había aprendido. Con una disciplina férrea.

La verdad es que el chaval consiguió entretenernos durante algo más de media hora. Se lo aseguro. Uno tras otro, su listado de trucos y artimañas variadas se fue sucediendo mientras dejaba tras de sí un reguero de bocas que se iban quedando abiertas.

Ante nuestros asombrados ojos consiguió realizar algunas hazañas que antes sólo habíamos visto, pobres espectadores incrédulos, en la pantalla de la televisión: mediante unos toquecitos, convirtió una torre de naipes de póquer en una serie de clones de una misma carta; adivinó el número y el palo de las cartas que robamos a hurtadillas de su baraja; hizo desaparecer en sus pañuelos de colores monedas, para más tarde convertirlas en billetes...

A pesar de que su gran espectáculo comenzó con nervios -normal: estaba ante una audiencia espontánea a la que, además, no conocía, y probablemente se trataba de su primera prueba de fuego-, poco a poco fue subiendo de nivel y de espectacularidad, al mismo ritmo que se incrementaban los aplausos después de cada truco. Hasta el punto de que al final éramos capaces de imaginarlo enfundado en un elegante frac, sombrero con conejo incluido en una mano y varita en la otra, actuando en un salón con un público a su medida. Previo pago.

En fin. Lo cierto es que el show acabó y, tal como llegó, el chaval se marchó con sus pertrechos dentro de la caja. Dando la espalda a un público al que había dejado encandilado, como a un grupo de jóvenes impresionables. Eso, creo, es lo bonito del engaño consentido llamado magia.

Por cierto. Nuestro mago, un quinceañero de Leganés, se llama Daniel. Quédense con el nombre. Por si acaso.
Estos son sus domicilios electrónicos:

video

La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog