04 julio, 2015

CUBA-EEUU: LA HISTORIA DE ESTE FINAL

Y nos llamaban antisociales y nos gritaban "escoria".

«Así fue como nos mataron la ilusión y acabamos desperdigados de nuestra tierra»
   
         
Jesús Díaz Loyola. 

Como empezó esta historia 

4 de enero de 1961: «Estados Unidos rompe relaciones con Cuba». La noticia dio la vuelta al mundo. Ese día, irreversiblemente Estados Unidos rompía relaciones con Cuba. La nota del drama la lanzó desde Washington el entonces presidente  Dwight D. Eisenhower. La ruptura cayó como bomba en las Naciones Unidas. El canciller cubano Raúl Roa entregó una carta al Presidente de la Asamblea General indicando que la situación entre su país y Estados Unidos se había agravado con la ruptura y el peligro de agresión a Cuba por parte de Norteamérica. 

En realidad, la decisión de Estados Unidos, obedecía a que el régimen de La Habana había ordenado la reducción de personal de la embajada, porque el presidente Fidel Castro sostenía que más del 80 por ciento de su personal, eran literales espías...

Así comenzó el culebrón del ninguneo y el sometimiento a una nación entera. Así comenzamos a padecer el síndrome de los desafectos por todas partes, y así se implicó a toda una generación, dos y hasta tres.

Así también comenzó a cobrar fuerza la era de la resistencia cubana respaldando al líder máximo como una panacea histórica, dijera lo que dijera, estuviera equivocado o no. Así pasaron los años sin que nadie le pidiera cuentas al amo, porque si algo triunfó en Cuba fue el mal sobre el bien, el odio de la adulonería encarnizada en los adeptos para alabar a Fidel, siempre a Fidel. 

Así fue como en Cuba se cimentó un modo de vida que lejos de respetar los derechos y libertades fundamentales de los hombres, se contaminó con la sumisión apestante, el espíritu obcecado, cuartelero y burocrático de los súbditos que fueron arrimándose, contagiando a toda una nación sometida al odio hacia el imperio, vejada y engañada. 

Por eso digo, que lo que no se podrá perdonar ya jamás, es que se hayan pasado toda una vida puteando al prójimo y jodiendo al compatriota, de generación en generación.

Más de medio siglo ha pasado después de las persecuciones implacables de la desviación ideológica, de las carreras de unos tras de otros para que no escucharan a The Beatles; para que no fueran a la iglesia porque no era moralmente digno ni a fin con la causa.

Así fue como en el esplendor de mi adolescencia, los captores de la Juventud Comunista, me dieron a elegir entre dejar la iglesia o estudiar periodismo. 

Ya no digo lo de ver a mi abuela y hermanas escondiendo La Biblia bajo un periódico cada vez que se iban al culto los fines de semana. Yo no podía salir con el hijo del reverendo Nilo Domínguez​, porque era desviación ideológica y no era lo mejor para Cuba. Mucho menos entrar en la casa pastoral por mas bendito que fuera el mensaje de bien que allí 
recibiría de Virginia Gonzalez​. Todos los condiscípulos de aquella generación de jóvenes cristianos, me eran prohibidos: 
Adrian Ramos​, Natanael Vicens​, Natanael P. Vicens​, Ramón Paradela, Pedro Julio Parrado​ y tantos otros. Y fueron las almas más buenas y nobles que he conocido.

Poco a poco, en las familias cubanas se fue sembrando el sentimiento del odio, la obcecación del uno por el otro, de los dimes y diretes porque aquel no daba un paso al frente y se quedaba en casa escuchando "La Cubanísima", sintonizando la novela de las dos, escuchando  a "Tres Patines" o jugando a "La Bolita", absurdas razones por lo que muchos acababan en la Policía. 

A mi mismo y a muchos de mi generación —cito a mi maestro Inocencio Bertoli Carvajal​, incomprendido como tantos, pero que siempre fue un consentido con las buenas causas hasta que llegó a la diáspora— nos perseguían en las noches calladas junto al Caribe cuando escuchábamos la música que no nos daban en la radio oficialista y la teníamos en la "W" de Miami o en el 'Buenas noches América' de La Voz de los Estados Unidos.  

Todo un cúmulo de ingratas vivencias, de prácticas arriesgadas que muchas veces acababan con arrestos e imputaciones por causas injustificadas, porque en Cuba o eres fiel a la causa o eres un apátrida.

El sentimiento del rencor y los remordimientos nos arrancó el mejor esplendor de la vida. Y ahora resulta que es buena Norteamérica, cuando la vida de una generación entera echó sus esperanzas por la borda y otra ya reposa bajo la tierra.

Así fue como la Revolución perdió sustancia desde el primer día o quizá no la tuvo nunca, porque nunca hubo rumbos libertarios en Cuba, y nos resignaron a medio siglo de burocratismo absurdo con los corceles de la incompetencia asediándonos a toda hora. Así fue como nos mataron la ilusión, acabamos desperdigados, despojados de las raíces y las familias. Y no porque hayamos querido, sino porque no los impuso el deber absurdo por la causa.

Ni toda la diplomacia junta va a resolver ahora el daño que se nos hizo toda la vida, desde abuelos y padres hasta hijos y nietos. Es una marca tan cruenta como la guerra que no se borrará nunca. 

Pero el mal ya está hecho, el mismo mal que empezó en la persecución contra la iglesia, aunque ahora hipócritamente los católicos pasen de seres discriminados y perseguidos a grupo tolerable y comprendido.

Nadie olvidará jamás en Cuba los años de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), eufemísticamente llamadas así para referirse a los campos de trabajos forzados, donde se recluían a religiosos y homosexuales, y a todo lo que olía a desafecto.

Barack Obama y Raúl Castro, ahora dicen que el papel mediador de la iglesia ha sido vital en el deshielo, aunque los derechos y libertades mas inalienables de los ciudadanos siga siendo un tema vetado en la isla.

¿POR QUÉ AGUANTAMOS TANTO?

La diferencia básica para la vida de los cubanos es que los sueldos en los treinta primeros años del sacrilegio alcanzaban para cubrir las necesidades: la gratuidad en salud y educación, casas a precios irrisorios, la cartilla de racionamiento dando comida y hasta ropa, el transporte gratis al trabajo. Pero todo eso y un cúmulo de banales ofrecimientos fue el primer engaño. Y nos lo creíamos.

CUANDO YA ESTÁBAMOS DESQUICIADOS  

La historia de Cuba tiene dos grandes etapas: antes y después de la caída del socialismo europeo, en 1990. 

Cuando el apoyo soviético se acabó, empezó el “periodo especial”. Entonces Cuba se dio cuenta que no tenía recursos para comprar del extranjero lo que necesitaba todo un país.Y pregunto yo ¿qué hicieron sino durante 30 años de poder? 

Además de la comida, el recuerdo más ingrato que los cubanos guardamos es el de aquellos años en que agonizó la falta de jabón y hasta el detergente cuando nos lavábamos con agua sola desde cubos galvanizados y con calentadores criollos hechos de latas de leche condensada. Eran los tiempos en que por una cajetilla de tabacos se llegaron a pagar hasta 200 pesos cubanos, el salario medio de muchos cubanos ahora. Y así fue como las limitaciones fueron arreciando en Cuba. 

Cuando todo un pueblo agonizaba en las escaseces, una población entera empezó a inventar, que es el modo nacional de decir “buscarse la vida”. Por eso en Cuba hoy no se pregunta ¿cuánto ganas? sino ¿cuánto te puedes buscar?. 

TODOS QUIEREN IRSE

Cuando el odio se volvió pánico y nos llamaban antisociales y nos gritaban "escoria", el dolor fue mas fulminante y los cubanos masivamente optaron por largarse. Lo hacían desde mucho antes. Entonces llegaron los sucesos de la embajada del Perú en la Primavera de 1980 y estalló el éxodo del Mariel hasta que el régimen abrió las fronteras en los 90 propinando una bofetada a Norteamérica que no le resultó de nada. Todo el mundo quería irse. Todo el que quiso, se fue. 


Hoy casi un millón 800 mil cubanos viven en los Estados Unidos, y Cuba es el tercer grupo más numeroso de hispanos después de México y Puerto Rico. En mas de dos millones se cuenta la cifra de cubanos dispersos por todo el mundo, según el Censo americano de 2010. ¿Quién estímulo esas cifras que no se ha inventado nadie?

En Cuba, nadie sabe hacia dónde va la proa, pero todos quieren ganarle la batalla a la vida.
¿A cuánto asciende el perjuicio del desgaste y el endeudamiento de Cuba? Se lo preguntaba Carlos Alberto Montaner, analista cubano por excelencia. Según los economistas, la cifra es exactamente 116 mil 860 millones de dólares. Pero ni Montaner ni ningún cubano astuto tiene la menor idea sobre cómo una Cuba envilecida se levantará ahora. En 1959, Cuba tenía 6.000.500 habitantes, existían 38.384 fábricas, 65.872 comercios y 150.958 establecimientos agrícolas. Todo eso fue estatizado sin compensación real, provocando el súbito empobrecimiento de la sociedad cubana. ¿Algo ha cambiado hasta ahora?

Probablemente el Estado les debe a los propios cubanos 30 veces mas de lo que hoy podrá tender el brazo de Obama y un posible levantamiento del embargo.

En el verano del 2014, Vladimir Putin le condonó a Cuba el 90% de una incobrable deuda rusa de 35.000 millones. El 10% restante, que tampoco cobrará, hipotéticamente se invertiría en la Isla.


AYER

Cuba ha pasado de los primeros lugares de desarrollo en América Latina a los últimos de la lista.











HOY
Cada cubano es hoy un héroe de su propia historia. Todos son protagonistas esenciales de sus días. Pero hay héroes que merecen ser recordados toda la vida. Los miles de hermanos muertos en el mar cuando asumieron la odisea en busca de la libertad. Muchos llegaron, pero otros no han podido contarlo.

Estos días, son disímiles las anécdotas del pasado cruento que todos llevamos dentro. Llegan de todas partes. Desde dentro y fuera de la isla. Se difunden en las redes, en conversaciones en los cafés o en plena calle. 

LOS QUE SE FUERON


Yrasema López​ Samuell​, que ahora vive en España, recordaba que Irma Velasquez, su profesora de inglés en la secundaria, se iba para los Estados Unidos en los 80, y movilizaron a todos para un acto de repudio; "la escuela en pleno estaba allí" -dice-, pero su madre la sacó del tumulto y le dijo. "Hija, la gente es libre de vivir donde quiera". Yrasema jamás se ha olvidado de aquello y nunca más fue a una recriminación igual. 


El Chino Siverio​, que ya vive felizmente en la Florida, también recuerda ese día en que abandonó la escuela para siempre. Hoy asume con honra la huella de su pasado. "Soy un "gusano" marcado y esperaba también salir de Cuba. Y salí".


Hilda Rosello​, una de tantos periodistas cubanos que acabaron en el exilio, se acordaba de la extinta salsera Celia Cruz. Sus intentos fueron fallidos por abrazar a su madre enferma en la isla y volver a la tierra a la que tanto cantó. Celia no pudo realizar su sueño, tampoco miles de familias divididas, madres sin hijos ni esposos a su lado en los momentos de mayor agonía, ausencias que no llenarán jamás ni el oficio de una misa, ni tres veces el Papa y mucho menos Obama.


Alberto Pis​, a quien sus esbirros habrán deseado ver sepultado en el fondo del mar cuando navegaba a la deriva por Las Bahamas, felizmente tocó tierra de libertad y pudo contarlo. Su arriesgada historia es la de muchos cubanos desgraciadamente muertos en el mar.

Hoy el exilio y toda la diáspora, los cubanos dentro y fuera, recuerdan su propia historia o la de los seres queridos que no pudieron contarla. 

Testimonios y pasajes del medio siglo frustrado que se nos fue, llenan los periódicos y los telediarios. Yo no me canso de decirlo, que este es el final de una era ingrata en que hemos vivido mas puteados que nadie, vejados y sometidos, aunque al idiota le parezca ahora que todo lo pasado fue el cumplimiento del deber por la causa. 

Para eso nos llamaban «compatriotas».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario aquí

La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog