11 diciembre, 2011

La era de los Castro podría acabar pronto en Cuba

El Reportaje

 Durante la Cumbre de CARICOM en Trinidad y Tobago, Raúl Castro dijo que Cuba podría tener nuevo presidente en un futuro “tal vez cercano”

El presidente se tuvo que marchar del hotel Hilton que tampoco acogió al foro
Dos hechos que se entrelazan en torno a la figura del actual presidente cubano, Raúl Castro, corrieron como pólvora esta semana en el mundo mediático, en el ámbito de la Cumbre de la Comunidad del Caribe (CARICOM), celebrada en Trinidad y Tobago,

El primero: un batacazo para Castro. La no entrada en el hotel Hilton donde la delegación cubana preveía alojarse junto a los demás participantes-

Poco después, durante su intervención en el foro, Raúl adelantó sobre una determinación que tal vez es ya inaplazable para Cuba, “una necesidad”, suscribió Raúl, pero a su vez esencial para que el país pueda encarar un futuro de transformaciones y renovaciones.

Pareciera una broma salida de la espontaneidad, característica en él, pero afirmó que es “una necesidad” para Cuba que el próximo mandatario hable inglés, “no solo por las proximidades de los vecinos del norte”, apuntó al referirse a Estados Unidos, el mayor enemigo de La Habana

Raúl Castro puso sobre el tapete la posibilidad real de que en el futuro inmediato haya un nuevo mandatario en la Isla.
Ante el plenario de la Cumbre de la Comunidad del Caribe (CARICOM), reunida la semana última en Trinidad y Tobago, el mandatario cubano se expresó así: “En un futuro, tal vez cercano, el presidente que en ese caso represente a mi país podrá hacerlo en inglés: I speak english very very bad”,

Su intervención fue reflejada inmediatamente por el diario oficial cubano Granma con citas textuales del presidente: “Es decir que ya a mi edad va a ser difícil (aprender inglés), pero el próximo debe hablar inglés”, razonó Raúl (80 años) que desde 2006 reemplazó en el poder a su hermano Fidel, que actualmente cuenta 85 años y ya está desvinculado de todos los cargos políticos y militares que ejerció a lo largo de casi medio siglo.

Reflexionó el presidente cubano  que “si fuera por eso, preferíamos ser mudos; lo hacemos no solo por la importancia de ese idioma a escala mundial en todos los aspectos, sino, además, porque somos caribeños, y todos los caribeños, como muy bien expresaba la honorable primera ministra de Trinidad y Tobago, deben hablar español y a su vez inglés, en el caso de los hispanoparlantes”.

Agencias internacionales como Europa Press, comentan el hecho de que Raúl Castro ha emprendido últimamente la introducción de reformas emergentes con las que desde su actual mandato de gobierno pretende fortalecer el desgastado modelo socialista cubano que asoma ya a su año 53.

Las más recientes medidas representan para Cuba una apertura inédita del sector privado y bancario, así como la posibilidad de que los cubanos compren por primera vez inmuebles y coches, aunque sigue el tabú de la ausencia de elecciones libres, en las que participen grupos políticos de diferentes tendencias opuestas al gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC)

Veto a la delegación cubana

De otra parte, el hotel Hilton de Trinidad y Tobago vetó la presencia en sus instalaciones al presidente Raúl Castro y la delegación cubana que lo acompañó.

Informes de prensa dieron cuenta desde la sede, que el emblemático Hilton de Puerto España, la capital trinitaria rechazó la reserva de la delegación cubana achacándolo al embargo que mantiene EE UU contra el país caribeño

Las agencias cablegráficas, entre ellas la norteamericana AP, dieron cuenta inmediata de que  el hotel Hilton de Puerto España, rechazó tajantemente la reserva de Raúl Castro y su delegación por razones que atribuyeron al embargo unilateral y extraterritorial que mantiene Estados Unidos contra Cuba.

El diario Guardián reportó que Hilton Worldwide, compañía estadounidense que opera el centro de conferencias donde se iba a realizar la reunión cumbre, dijo que Washington no le aprobó la licencia requerida para “proveer cualquier servicio que beneficie al gobierno cubano”.

Pero lo más engorroso de la interferencia norteamericana estriba en que el Hilton tampoco aceptó que su centro de conferencias fuera sede del pleno de  la cumbre de CARICOM.

En una actuación inmediata como medida alternativa, el gobierno de Trinidad y Tobago tuvo que trasladar la reunión a la Academia Nacional de Artes Escénicas y acomodar a la delegación cubana en el hotel Kapok, cercano al Hilton, donde si se alojaron otros estadistas caribeños que no afrontan la mano dura del embargo financiero de Washington.

La delegación cubana que presidió  Raúl Castro, la integraron además el vicepresidente Ricardo Cabrisas, el canciller Bruno Rodríguez y el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera Rodrigo Malmierca. Ninguno de los demás presidentes caribeños que asistieron a la Cumbre declinó permanecer en el Hilton durante la estancia en Trinidad que les ocupó dos noches de este diciembre.

Del Hilton haber permitido la estancia de Raúl Castro y sus acompañantes, así como las sesiones de CARICOM hubieran violado la ley vigente, y se habrían expuesto a penalizaciones por lo civil y lo criminal.

El canciller de Trinidad, Suruj Rambachan, declaró al Guardián que su país “respeta las leyes internacionales y hasta que esto [las disposiciones del embargo de Estados Unidos contra Cuba] cambie, no será posible realizar el evento en el Hilton”.

El hotel es propiedad del gobierno de Trinidad y Tobago pero lo administra la compañía Hilton, que está obligada a obedecer los requisitos del embargo estadounidense porque está registrada en EEUU.

Hace 15 años, el ex gobernante cubano Fidel Castro ya se había hospedó en el Hilton de Trinidad durante una visita que realizó a la isla en 1995, antes de que el Congreso estadounidense aprobara la Ley Helms-Burton de 1996, que hizo más severas las sanciones a las compañías que negocien con Cuba.

El encuentro de CARICOM se viene celebrando desde hace 10 años para profundizar los vínculos entre las naciones caribeñas y sustentar la decisión en 1972 por parte de Trinidad y Tobago, Barbados, Jamaica y Guyana de restablecer y mantener relaciones con Cuba a pesar de la negativa Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario aquí

La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog